Carta abierta ante las elecciones del 26 J

Mis queridos amigos, esta carta abierta a todos los lectores y visitantes de la página no tiene otro objetivo que asesinar la frialdad de la red. Dejamos caer al aire nuestros pensamientos y opiniones, se nos hace difícil responder los comentarios porque no estamos pendientes de interactuar. Pero es que ese interactuar a veces es un arma de doble filo, donde lo escrito se confunde en una frase desafortunada. Me consta por las numerosas entradas que se lee aquello que escribo, pero ya se opina menos, porque con el tiempo nos vamos definiendo. Y eso nos convierte en una etiqueta frente al lector.

Puede que en ocasiones no haya estado afortunada en mis artículos de opinión, pero son nada más que eso, opiniones de una bloguera que quiere dar su visión cristiana del mundo, reflejando sus preocupaciones y sentimientos. Ahora mismo me preocupan las elecciones. Estamos a un paso de caer en las garras del totalitarismo del siglo XXI, una demagogia llena de lugares comunes, dispuesta a romper España en trocitos y a que se perpetúe el colonialismo catalanista en tierras valencianas.

Si esto no fuera suficientemente peligroso, no me preocuparía, pero lo es. Se está trabajando para imponer una ideología determinada en los centros educativos, y se cuestionarán los conciertos si no se cumple a piñón fijo con lo que se quiere. Se abre por tanto una gran incertidumbre tras lo que pueda suceder el 26 J.

Os ruego oraciones, nada como rogar por España para que las aguas vuelvan a su cauce. Hay una juventud abducida por la demagogia barata de Podemos, un populismo peligroso que apela al descontento lógico de los votantes, cansados de la corrupción bipartidista. Sin embargo, no podemos olvidar que los modelos griegos o venezolanos, han fracasado, ante la presión internacional de los lobbys financieros.

En este sentido, vuelvo a lanzar la propuesta del humanismo como único camino para solucionar las brechas abiertas por los numerosos frentes que acucian a este país. No es de recibo que se ofendan los sentimientos religiosos mayoritarios, para promocionar determinadas ideologías. No se puede volver a enfrentar a España entre hermanos y eso es lo que determinados partidos están dispuestos a hacer.

Si cada día la libertad se va coartando un poco más, la asfixia terminará por ahogar la buena voluntad de la mayoría. No es de recibo que se prohíban el himno nacional, que se ensucie la imagen de nuestra Señora de los Desamparados asociada a la Moreneta en una iconografía obscena. Y no podemos callar frente al acoso de esos partidos dispuestos a ensalzar una minoría social, frente al sentir de la mayoría del pueblo.

Hoy ya es peligroso posicionarse a favor de la vida, de la familia tradicional, y en contra de la ideología de género que busca construir una sociedad sin referentes antropológicos. Lo que oculta esa obsesión impuesta desde organismos internacionales, es desde luego manejar lo mejor posible la sociedad, dejar de cuestionar determinadas opciones de vida, que influyen de manera absoluta en nuestras jóvenes generaciones.

Esta carta pide a mis lectores que se impliquen, que no dejen pasar la oportunidad de manifestarse allí donde se encuentre. Que estamos al borde de un nuevo modelo de sociedad, menos libre, más manipulable. Y nos va mucho en ello.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s