Declaraciones del Papa de regreso a Roma

Se nos ha echado encima el verano, tiempo de serpientes en los medios. A falta de noticias se buscan titulares llamativos. Tiempo de análisis de unos comicios que nos dejan como estábamos, esperando a Godot. Tiempo del viaje del Papa a Armenia y de sus declaraciones tan polémicas como otras veces. Pero lo cierto es que lo que el Papa dice sobre los gay no se aparta ni un ápice del Magisterio de la Iglesia. Hay que pedir perdón por todo, también a quienes se encuentran mal dentro de la Iglesia, pero hay que decirles que la realidad es clara. La doctrina es clara, la misericordia también, porque ellos no tienen la culpa de ser como son. Otra cosa es que ellos deseen que el resto admita su diversidad. Las declaraciones son tajantes se les quiere y acepta siempre que mantenga la continencia y busquen a Dios dentro de la Iglesia. Punto pelota. Y como personas siempre se les respeta.

Basta de dar a entender lo que no se ha dicho. En la larga declaración realizada en el vuelo de regreso a Roma, hay titulares para todos los gustos. Por ejemplo el hecho de que haya utilizado la palabra genocidio para referirse a lo que los turcos realizaron a principios del siglo pasado con un pueblo concreto. Hay también unas declaraciones sobre Lutero y la reforma interesantísimas por cuanto entiende la postura de Lutero y su protesta ante una situación de la Iglesia en declive.

Y como no podía ser de otra manera también habla del tema controvertido de las diaconado femenino, del que se encuentra muy molesto por cómo lo trató la prensa, ya que para él no hay ninguna puerta abierta, nada más que al estudio del tema.

Leída toda la entrevista se deduce de nuevo que la prensa titula según sus particulares intereses, no los del Papa, desde luego, sino los del mundo. Intentando decir que diga lo que no dice, aunque luego se ponga a pie de página su declaración completa.

Otros medios hacen hincapié en sus palabras sobre la enfermedad de la Unión Europea y los intentos de secesión de Escocia y Cataluña, donde como no podía ser de otro modo se muestra contrario a los mismos. Y va más allá alertando de que ya hay una guerra en Europa, herida por sus propias contradicciones.

Una entrevista como siempre interesante de donde no se puede deducir más que lo dicho, no lo imaginado o lo que uno desearía que fuera.

Como siempre el Papa vuelve a clarificar las cosas desde sus particular óptica, pensando como pastor de la Iglesia, no como Papa infalible. Ese es el regalo que nos ha hecho Francisco, mostrarnos su humanidad, sin querer que todo se convierta en un coto cerrado, dejando que se dialogue, pero ratificando el Magisterio de la Iglesia.

¿Será esta la mejor manera para una apertura nueva en la Iglesia?. No creo que lo sepa ni él mismo. Pero su facilidad para el diálogo con todos devuelve la esperanza a muchos. Otra cosa es que también tenga facilidad para confundir al pueblo no bien formado en la fe. Sus gestos y actitudes siguen llamando la atención de propios y extraños. Veremos qué le depara esa audiencia con el líder de Podemos en septiembre, tal vez vuelva a nosotros un ateo convertido por un Papa que dialoga con todos.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s