La objeción de conciencia a debate

Tomo la noticia de Infovaticana para reflexionar sobre el derecho a la objeción de conciencia:

Después de ratificar el supuesto “derecho al aborto” y fallar en contra de una ley pro-vida de Texas, el Tribunal Supremo ha decidido mirar hacia otro lado ante la vulneración del derecho a la objeción de conciencia de los farmacéuticos del estado de Washington. El tribunal ha rechazado la apelación de dos farmacéuticos a los que el estado de Washington obliga a vender en su establecimiento la píldora del día después y otros fármacos abortivos sin que puedan acogerse a su derecho a la objeción de conciencia. La familia Stormans, propietaria de una farmacia en el estado de Washington, lleva varios años luchando en los tribunales por su derecho a no violar su conciencia con la venta de fármacos que acaben con la vida de seres humanos.

Estos farmacéuticos denuncian que la ley estatal les obliga a vender píldoras abortivas cuando los clientes pueden obtenerlas fácilmente en farmacias cercanas. Su batalla legal les ha llevado hasta el Tribunal Supremo, que finalmente ha decidido rechazar la apelación.

La decisión del Supremo no ha sido, sin embargo, unánime. Los jueces Samuel Alito y Clarence Thomas, junto al presidente del tribunal John Roberts, se mostraron partidarios de escuchar el caso al considerar que la norma que impide a los farmacéuticos acogerse a la objeción de conciencia podría estar motivada por la hostilidad hacia las creencias religiosas.

La libertad religiosa, en riesgo

“Si esto es una muestra de cómo serán tratadas en los próximos años las reivindicaciones acerca de la libertad religiosa, los que valoran la libertad religiosa tienen un motivo de gran preocupación”, ha asegurado el juez Samuel Alito.

En el año 2007, el estado de Washington aprobó una ley que impide a los farmacéuticos derivar a los clientes a otros establecimientos por motivos de conciencia. Cinco años más tarde, un tribunal federal sentenció que la ley era inconstitucional, pero finalmente la Corte de Apelaciones de Estados Unidos logró que la ley siguiera en vigor.

No nos gustan los totalitarismos pero está claro que en determinadas cuestiones la agenda mundial obliga en materia de conciencia a muchos trabajadores. Y esto no es una buena noticia. Algunas cuestiones que afectan al derecho a optar entre lo que se considera malo y peor,se debiera dirimir en democracia, aceptando la objeción de conciencia como un derecho social. Ya sabemos que la leyes pueden no ser justas aunque estén aprobadas en democracia. Y esto es un hecho que la historia constata con inusitada periodicidad.

Me pregunto qué hacen los farmacéuticos católicos en España. Cuál es su postura y si realmente contemplan la situación como los farmacéuticos aludidos. La píldora del día después está en el protocolo de los hospitales por temas de violación. Pero también es cierto que tras su liberalización se venden como una simple aspirina en las farmacias, sin valorar otras consideraciones.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pro vida, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s