Las contradicciones de la ONU

Circula la noticia por la red. Al parecer tras una evaluación del equipo de observadores de la ONU que visitó el Reino Unido, existe la preocupación de que los niños sean obligados a participar en los servicios religiosos y de cultos. Ir a la iglesia sería una “violación de los derechos humanos”, afirman los responsables por el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Siguiendo una tradición histórica, la mayor parte del sistema educativo del Reino Unido está en manos de las iglesias. La asistencia a los servicios religiosos es parte de las actividades, como clases de educación religiosa. Sólo están exentos si los padres no autorizan o pertenecen a otra fe.

Posiblemente se olvida dicho Comité que el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, garantiza a cada ser humano, la “libertad de manifestar su religión o creencia” en público o privado. Lo cuál sería muy recomendable que lo tuviera en consideración la ONU, habida cuenta del genocidio religioso que se está perpetrando en ciertos países de mayoría musulmana hacia los cristianos.

También cabe recordar a Arabia Saudita que es miembro de la ONU ese derecho universal que proclama el artículo 18, puesto que mientras Europa se llena de mezquitas ellos no permiten la libertad de culto en su arcadia feliz.

El informe curiosamente no hace mención a la comunidad islámica cuyo adoctrinamiento es total. Con pleno consentimiento por parte de todo Occidente que permite desde menú escolar musulmán a fiestas en el Ramadán.

No es una cuestión por tanto de que Reino Unido esté conculcando los Derechos de los Niños. A mí me pasan por la cabeza unas cuantas situaciones generalizadas en la que esos derechos son violados, desde el trabajo esclavo infantil, hasta los matrimonios concertados con niñas menores de edad. Y al parecer no hay un manifiesto claro por parte de la ONU para proteger estos hechos.

De manera que una vez más, nos quedamos perplejos con el Organismo Internacional, tan cuestionados sus cascos azules en tantos conflictos, acusados de corrupción y violencia sexual hacia los habitantes de los países que debieran proteger. Una vez más nos preguntamos para qué sirve exactamente esta organización que se supone fundada para defender a la población en situaciones graves.

No entiendo muy bien esta noticia por cuanto La Convención sobre los Derechos del Niño fue adoptada por la Asamblea General de la ONU y declara:

1. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

2. Los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de una manera consistente con la evolución del niño.

3. La libertad de manifestar la propia religión o las propias creencias estará sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicas o los derechos y libertades fundamentales de los demás.

Como digo, una pura contradicción. Noticias alarmantes que nos hacen pensar seriamente en qué se ha convertido este Organismo Internacional.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s