Verano, tiempo para otras conexiones

Reconozco dos o tres cosas que no comparto con la mayoría: estoy acostumbrada a comer sin ver televisión, caminar sin música y trabajar en el escritorio con el ronroneo de mis únicos pensamientos. Debo ser una rara avis, porque todavía salgo de casa sin padecer ningún síndrome de ansiedad por no llevar el móvil encima. Y cuando subo al metro y veo a tantos teclear compulsivamente el Smartphone, siento una extraña sensación de lástima. La gente se aísla en su mundo virtual bien sea con la televisión, el ordenador o con el dichoso móvil y pierde el placer de disfrutar observando a su alrededor lo que sucede, o pierde la ocasión de entrar dentro de sí mismos para reflexionar. Estamos ineludiblemente alineados entre sí. No caemos en la cuenta de que más de uno consultando su brillante tecnología tropieza y cae de bruces.

Y ahora confieso una debilidad que otros, en cambio, no padecen: me interesa el mundo y lo que sucede en él. Por eso suelo conectarme y revisar diariamente tres o cuatro digitales, contrastando siempre las noticias y sobre todo su tono. Eso de vivir en una única onda, no me gusta. A mí me fascina tener versiones diferentes de los acontecimientos que suceden. Esto es una verdadera debilidad por mi parte. Sin embargo, el mundo gira ineludiblemente desde su creación y lo que suceda en él no afecta a las relaciones personales que se tiene con los de nuestro alrededor. En cambio podemos perder la ocasión de conocer a los más próximos, a aquellos que viven al lado nuestro y que son de nuestro barrio, ofuscados por conocer lo que pasa en el mundo.

Por eso creo que la tecnología tiende a encapsularnos. Vivimos demasiado encerrados en nuestros aparatos, creyendo que estamos a la última en todo y probablemente no sabemos de la media la mitad de lo que sucede a nuestro lado. La crónica negra sin duda la tienen las redes, donde todos se lanzan a interactuar y engrosar su cuenta de amigos virtuales. A mí me cansa la red y el wassapeo me pone de los nervios. Prefiero hablar por teléfono o tener una conversación cara a cara. Pero ineludiblemente esta sociedad te arrastra por la pendiente de sus modas. Y si además escribes en un digital por fuerza mayor estás en peligro de sufrir cierta adicción.

Todo esto lo digo porque la pereza mental de pensar por sí mismo se está convirtiendo en norma. Falta reflexión y sobra inmediatez, de esa que suele correr por la red para decir la última perogrullada que se le ocurre a alguien. Y falta también capacidad de vivir un poco sin todo este mundo que se nos ofrece en bandeja cada día. Ahora que llega el tiempo estival cuando casi todos disponemos de días de asueto, es de agradecer silenciar los ruidos exteriores para poder navegar por la realidad con otros ojos.

La mirada puesta en el día a día será suficiente para que cambie nuestro ritmo vital. Como dice Jesús a Marta nos afanamos demasiado en lo que no es tan importante y podemos llegar a dejar pasar la oportunidad de conocer la mejor parte, esa que le corresponde a María en el Evangelio de este domingo.

Saber desconectar es hoy un reto que no todos consiguen. Y no dejarse arrastrar por la última noticia que corre por Internet es ya toda una hazaña. Porque lo queramos o no nos están metiendo spam en la cabeza, publicidad engañosa en toda su variedad, política, artística o social. De manera, amigos, que tranquilidad. Contrastemos noticias si queremos tener una idea juiciosa de un tema; no nos dejemos arrastrar por esas cadenas absurdas que nos esclavizan; evitemos comentarios que luego pueden pasarnos factura y vivamos el gozo de lo cotidiano junto a los nuestros y los de nuestro alrededor.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pensamientos, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s