Preguntas sobre la fe

Me lo preguntan los ateos y los agnósticos “¿Por qué crees?”. Y la respuesta siempre es la misma: Creo porque me he encontrado con Jesucristo, porque estoy segura que es el Hijo de Dios, porque la fe mueve mi vida, porque sin ella ésta no tendría sentido. No puedo imaginarme sin creer, sería un vacío, la nada. Para mí creer en Dios es creer en el Amor en mayúsculas y en la Vida también con letra grande, es superar el Mal que nos abruma con la certeza del Bien que nos trasciende.

Y ellos siguen insistiendo: “¿En qué te diferencias de los que no creemos?”. En nada, somos iguales, padecemos las mismas incertidumbres, sufrimos los mismos envites de la vida. Si acaso la actitud puede ser diferente, yo veo en los problemas una ocasión de llevarlos al altar y en los gozos de la vida, la misma ocasión de hacerla presente en cada Eucaristía. Por lo demás, mi solidaridad no es de mejor categoría que la de los no creyentes, si acaso me mueve a ella otro afán pues encuentro que forma parte de mi modo de entender la vida, de acercarme al otro.

“¿Y por qué oras?”.
¿Acaso crees que alguien te escucha?”. Por supuesto que sí, hasta Jung creía en el inconsciente colectivo, en algo que nos une por encima de las circunstancias. En ese sentido la oración es para nosotros la ocasión de comunicarnos entre todos, la comunión de los santos, es sin duda el catalizador de energía más potente del mundo. Y el encuentro con Dios es una manera de recargar las baterías, sin ese encuentro que sería un cristiano: tal vez sólo un moralista. A través de la oración hacemos presente a quienes no creen en nuestra vida, imploramos por su salvación, rogamos por las necesidades de vivos y difuntos. ¿No es eso algo maravilloso?.

Claro que ellos insisten con todo su bagaje de dudas e incertidumbres. “Aquí finaliza todo”. No, no, les respondo, aquí sólo comienza una aventura que no tiene final que sigue aun cuando nuestro cuerpo esté ya corrompido por la muerte. Porque la Vida nos une a Dios para toda la eternidad. Yo creo en los milagros, que Dios obra pese a las leyes de la naturaleza para mover los corazones, para cambiar el rumbo de muchas vidas. Y tal vez tú seas uno de esos elegidos que encuentra la fe en su camino por sendas ignotas. Porque la fe es un don inmerecido que nosotros sabemos que está en una vasija de barro, que hay que proteger y cuidar con mucho esmero. Es Dios quien da la fe, es un misterio, pero si ese misterio no lo alimentas diariamente, muere como muere la amistad que no se riega a diario.

“¿Y qué me dices de las noches oscuras, de los momentos de dudas?”. Que están ahí, ineludiblemente como prueba en el camino. En ellos como Jesús debemos abandonarnos en brazos del Amor, dejarlo todo en manos de Dios, que Él acoja nuestra debilidad y confiar como lo hacía San Pablo: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12: 1-10).

La fe es una aventura diaria, emocionante, apasionada. Nadie que ponga su pie en ella seguirá siendo el mismo, sin duda la vida le cambiará por completo. La realidad y el mundo se dejarán ver con otros ojos. Yo os invito queridos lectores a hacer la prueba del algodón: Entra en una Iglesia, arrodíllate ante el misterio del sagrario y pide a Dios la fe. Puedes estar seguro que más pronto o temprano con esa actitud te llegará la luz de la Verdad a tu vida.

¿Pero queremos tener fe?. Ahora soy yo quién te lo pregunta a ti, amigo desconocido. ¿Queremos encontrarnos con Dios, Amor y Vida?.¿ O ya hemos atados todos los cabos para que no quepa en nuestro corazón?. A esto mejor respondes desde tu interior.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s