“Venderemos a todas vuestras mujeres como esclavas”

Estamos a un paso de que se repitan elecciones si sus señorías no sientan cabeza y por lo que se oye, no la van a sentar. Además, estamos inmersos en ese pensamiento único de ideología progre que todo lo envuelve con su tufillo malsano. El gobierno del PP permite las leyes que aprobaron los socialistas en todo lo referente a la ingeniería social, tan de moda en Occidente. Y que puestos a hacer cábalas te preguntas por qué esa obsesión de la ONU para generalizar el matrimonio homosexual o el aborto. Tal vez hay interés en disolver los valores cristianos de la sociedad. De manera que mientras nosotros nos debilitamos moralmente en este entramado, otros apuestan por rebanarnos el pescuezo si no nos reconvertimos a la Sharia.

Está visto que la decadencia de Occidente se encuentra en el eje de esta malsana guerra no declarada por nadie pero que campa por sus fueros desde antes de que cayeran las Torre Gemelas. La debilidad de nuestras costumbres y falta de creencias arraigadas nos convierte de facto en carne picada ante el enemigo. Que lo tenemos y es real, anda por todas partes dispuesto a actuar cuando menos lo esperemos. Y si queremos vivir tranquilos como muy bien apunta Juan Manuel de Prada deberíamos volver a nuestros genes cristianos, a la raíz que permitió evolucionar la civilización haciéndola más justa y humana.

Si analizamos la historia vemos que la fuerza del cristianismo ha impregnado incluso los logros de la revolución francesa. Su fraternidad, igualdad y libertad, son sólo un paso más, como lo fueron antes la abolición de la esclavitud o posteriormente la ausencia de segregación racial, un avance en la cosmovisión cristiana del mundo.

El hecho de que vayamos ahora directos al precipicio es sólo el reflejo del relativismo campante en nuestra sociedad. Un relativismo falto de ideas con fuste, un pensamiento débil que nos deja balancearnos en la inopia. Cuando se entablan colisiones culturales como la que se está realizando en este momento en Europa, no hay duda que vencerá quien más fuerza moral tenga. Y hoy por hoy es el islam quien aglutina mayores apoyos. Entre otras cosas porque están dispuestos a luchar hasta la muerte por aquello que defienden.

Occidente, en cambio, viven perdido en el marasmo de defensa de unos derechos humanos y una democracia que le hace débil frente a quienes están dispuestos a instaurar la pena de muerte en todo su territorio. Estamos pues luchando con dos cosmovisiones absolutamente radicales. La humanista de Occidente que ha perdido sus referentes morales. Y la fuerte del islam que viene a conquistar y arrasar como Atila por donde transiten.

No es un tema baladí, sino la realidad que se nos impone con mayor fuerza cada día. Europa no se salvará de esta hecatombe sino toma las riendas de la situación y al igual que en tiempos no muy lejanos, vuelve a enfrentarse al islam. En caso contrario no estamos en igualdad de condiciones, sino permítanme que lo diga, en franca decadencia y perdidos ante el enemigo. Y no hay vuelta atrás, son ya numerosas las muestras de colisión cultural entre el islam y Occidente. No se puede permitir un caballo de Troya en cada pueblo y ciudad, salvo que queramos perecer.

Sin embargo el buenismo imperante en nuestra sociedad nos hace todavía mejor plato para el enemigo. Lo dicen ellos, no lo digo yo: “venderemos a todas vuestras mujeres como esclavas”. Y no hay ninguna feminista de pro que mueva un dedo para denunciar las injusticias que estos islamistas provocan allá donde se ubican.

Al parecer el único líder que se enfrenta al islam es ahora Putin, quien no permite las mezquitas en su territorio y que no está dispuesto a claudicar con un buenismo que nos lleva hacia el precipicio. Tomen nota señorías, mientras defienden sus escaños y la situación social de privilegio, el mundo arde en llamas. Y no hay ningún líder español con valor para decir lo que pasa.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s