Testigos de la fe mártires del islam

Se cierne una larga sombra sobre el horizonte de Europa. Es como si estuviera despertando un gigante dormido. El islam se vuelve belicoso y derrama la sangre de miles de mártires. Lo son por su fe, diferente a la musulmana y por tanto diana para caer en manos de los fanáticos. Testigos que van a regar con su sangre la tierra. El sacerdote francés asesinado vilmente en Normandía es uno de esos testigos de la fe. Una víctima inocente inmolada por su condición de creyente en el Dios del amor y de la paz.

Las redes sociales se vuelven también crueles e infames. “Que se maten entre ellos” proclaman los hijos de la ilustración, los ateos o agnósticos impenitentes que piensan salvarse a cuenta de su increencia. Pues no señores, no se trata de una guerra de religión aunque se nombre en vano a Alá. Se trata de una invasión programada y meditada con largueza, con cuenta gotas desde hace años. Y cuando sean mayoría en nuestros pueblos y ciudades no lo duden, entonces viviremos en una teocracia bajo la sharia, porque no entiende otro modo de funcionamiento.

Los petrodólares de Arabia Saudita y otros rincones del mundo financian el terror con la finura de quien se sabe vencedor en un gran tablero de ajedrez. Estamos en jaque desde hace tiempo. ¿Cuál va a ser la actitud de Occidente?. La culta democracia occidental no concibe más que esa cosa llamada alianza de civilizaciones que quiere evitar el choque cultural. Sin embargo, sólo la fuerza de la paz y el amor evitaría los asesinatos masivos o indiscriminados que salpican este estío sangriento nuestras tranquilas ciudades.

¡Ay de quienes olvidan que miles de creyentes son masacrados y obligados a un éxodo patético por no querer renunciar a su fe!. Miles de hermanos nuestros están viviendo ese odio visceral hacia el diferente que el islamismo radical consagra como anatema a quienes llama infieles. Y en ese goteo de este verano existen los atentados en Oriente como firma sangrienta de que la guerra continúa.

El Papa levanta la voz contra la barbarie, pero deben ser los líderes de Occidente quienes pongan freno a la misma. Y para eso deberán implementar medidas que no nos hagan vivir en un estado de sitio permanente, con el coste humano y pecuniario de movilizar a las fuerzas de seguridad por toda Europa.

En España tenemos una amarga experiencia de lo que es ser sometidos por el islam, tan alabado por otros, lo cierto es que dejó un reguero de mártires. Miles de creyentes cristianos pasaron a ser testigos de la fe. Sólo existió la convivencia de las tres culturas en tiempos de Alfonso X el Sabio y en un periodo concreto de la historia. Pero esa convivencia se dio en tierras cristianas, no en las del islam, donde cada iglesia fue convertida en mezquita como la de Córdoba, bajo cuyas losas yace una basílica cristiana.

Me atrevería a afirmar que ya se levantan voces para suprimir todo culto de cualquier clase en nombre de la belicosidad islámica. Sustituir la civilización cristiana por un gobierno mundial sería el sueño de algunos iluminados de compás y escuadra que andan sueltos por ahí proclamando un laicismo totalitario.

No obstante, crecen las conversiones de quienes creen en la fuerza del amor y del perdón por encima del odio y de la ley del Talión. Y crece también la islamofobia como consecuencia de tantos atentados a la cordura y la convivencia. En nuestras manos está conseguir que esto no siga adelante. Oremos por las víctimas y también por la conversión de los corazones

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s