Erradicación de la mutilación genital femenina

Entre todo el marasmo de noticias serpenteantes de verano, me ha parecido encomiable la que habla de la mutilación genital femenina. El parlamento Panafricano, órgano legislativo de la Unión Africana que engloba cincuenta estados miembros, ha aprobado la prohibición de las prácticas de ablación genital. Si realmente queda prohibida y sancionada dicha práctica estamos de enhorabuena. Las cadenas firmando contra la ablación genital femenina han dado su fruto, tras muchos años empeñados en que se erradicara semejante aberración.

En torno a 200 millones de mujeres en el mundo han sufrido algún tipo de mutilación genital que se practica en 26 de los 46 estados del continente africano, según indica europa press. No deja de ser sobrecogedor que las mismas fuentes afirmen que en Somalia la mutilación genital alcanza el 98 % de la población femenina.
La práctica arraigada en la cultura popular, lleva muchas veces a que jóvenes emigrantes realicen viajes para cumplir con el rito ancestral. El caso es que las hemorragias, infecciones y demás complicaciones son fuente de numerosos fallecimientos. Por no hablar de la aberración en sí misma de esta práctica.

Puestos a considerar que algo hacen las cadenas de protesta, me sumo a la enhorabuena de esta noticia. Sigamos practicando la denuncia global sobre todo tipo de abuso contra los más débiles de la sociedad. En este caso la mujer en África es un trozo de carne en mano de muchos desaprensivos, que la utilizan sencillamente como medio de procreación. No es de extrañar que muchas de esas jóvenes alcancen las pateras de la muerte en un intento de saltar al Continente Europeo donde la dignidad de la mujer no es cuestionada.

Desde UNICEF advierten de que lo más importante es educar a las mujeres autóctonas para que sean conscientes de la violación de sus derechos y sean ellas mismas las que denuncien unos usos que provocan, en muchos casos, daños irreparables. Desde Occidente también tenemos que estar implicados en la erradicación de esta práctica abominable que llega incluso a América del Sur y también viene incorporada con la oleadas de inmigración de países donde se practica la mutilación genital.

El Parlamento Europeo estima en 500.000 el número de mujeres afectadas por esta práctica en el viejo continente.

Se espera reacciones en cadena para que todos los países de África incluyan en sus legislaciones la prohibición de esta práctica. Desde aquí nos unimos a las miles de firmas que han protestado por la mutilación genital femenina. Las jóvenes africanas deben verse libres de semejante presión sobre ellas. La educación lo es todo en este terreno, especialmente entre las mismas mujeres que deben defender su dignidad por encima de las tradiciones.

Esperamos que la adopción de medidas legislativas y educativas entre el pueblo, ponga fin a esta práctica aberrante.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s