bikini o burkini el enfrentamiento de dos culturas

Se debe respetar la libertad de todas las opciones, por eso hay playas nudistas y otras que no lo son. De la misma manera el burkini debería restringirse a zonas acotadas a tal fin, porque en principio representa una provocación para cualquier mujer occidental. Por otra parte su uso debe prohibirse en las piscinas, por una mera cuestión higiénica. Yo no entiendo que alguien deba ir cubierta en Arabia Saudita por imperativo de la ley y que en occidente se estén cuestionando las medidas tomadas en determinadas zonas de playa.

Con sinceridad me parece que el mal gusto del burkini afecta directamente a nuestra sociedad. Nos vuelve a meter a las mujeres en la disyuntiva de que nuestro cuerpo poco más o menos que es peligroso para la salud pública. Exhibir palmito con un bañador o bikini ha sido una revolución social durante generaciones. Y es hora de que la gente no se sienta cohibida por estar al lado de un burkini con toda su parafernalia.

Yo entiendo bien que las señoras musulmanas quieran gozar de las sales minerales del mar, pero por favor que no insulten nuestra inteligencia con una moda que está pensada para provocar. Me parece que la máxima siempre ha sido “haya donde fueres haz lo que vieres”, procurando respetar las costumbres de cada lugar. De esa manera nos cubrimos en los países islámicos, entre otras cosas para que no nos apaleen, y permanecemos descubiertas en occidente.

Las modas son volubles, a principios de siglo las mujeres se bañaban con los faldones hasta los tobillos, llevaban una sombrilla para protegerse del sol y un sombrero enorme. El bañador y el bikini hace más de sesenta años que existen, han sufrido todo tipo de modificaciones pero en líneas generales los hay muy discretos y sin ánimo de
provocar la libido de nadie. La playa es un lugar de esparcimiento donde cuanto más cómoda te encuentres mucho mejor.

De manera que reivindico la supresión de ese horrible burkini que produce sofocos con sólo mirarlo, para promocionar la sana costumbre del bañador o el bikini. Y quien se sienta provocado por imágenes de mujeres con poca ropa, tiene el camino del estrecho de Gibraltar para hundirse en las playas de África siguiendo sus ancestrales costumbres. Que al parecer sólo afectan al género femenino mientras que ellos pueden utilizar el bañador sin mayor problema.

Me gustaría verlos con chilaba introduciéndose en el mar, para mantener su cuerpo cubierto de miradas curiosas. Vamos que el burkini no deja de ser una moda impuesta por las circunstancias y que hasta hace muy poco no tenía ninguna incidencia. Lo mismo sucede con el velo, recuerdo haber visitado la Residencia de Estudiantes de Marruecos durante los años ochenta, donde todas las marroquíes estaban occidentalizadas, sin ningún tipo de velo que las cubriera.

Parece que ahora se reivindican tradiciones ancestrales por el sólo hecho de distinguirse entre el personal. Y la cosa toma tintes grotescos en playas y lugares públicos. Por mí pueden prohibir el burkini, como considero que debiera prohibirse el burka. Si una mujer decide taparse hasta los ojos debería estar en su lugar de origen donde esa costumbre no afecta en absoluto a la gente que la rodea. Y no seamos tan supuestamente condescendientes como para permitir esta aberración en nuestras playas. Deseamos la integración de nuestros inmigrantes no una colonización silenciosa y permanente.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s