La soledad sonora


No hay mucho que decir cuando la soledad golpea a la puerta, si acaso esbozar un poema y dejar que otros sientan entrelazarse nudos de emoción. Soledad que se abre rodeada de gente, soledad que se percibe en ausencias y también en presencias. Yo escribí un poema hace muchos, muchos años, allá por mi adolescencia. Y todavía me estremecen sus versos.

Silencio:
la lluvia dibuja perfiles
de múltiples iris suaves al tacto

Silencio:
Se oye gemir entre el muro
doliente al enfermo, olvidado en su mundo

Silencio:
Nos confunde un vibrante sonido
de frívolos tonos que alteran la sangre

Silencio:
Indolente nos grita el sentido
trayendo las ansias de nuevos idilios.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s