Judah Ben Hur

Hay películas que son atemporales, épicas y BEN HUR es una de ellas. La nueva producción me ha dejado un sabor extraño en la boca del estómago. Y no porque su interpretación o su historia en sí, no tengan el carácter de aventura necesario para llegar al gran público. Es sencillamente que, ni los efectos especiales, ni los avances técnicos han logrado mejorar la historia que narró Lewis Walace y dirigió Wiliam Wyler, en 1959, con unas interpretaciones memorables y unas escenas que quedaran en el imaginario colectivo para los restos.

Esta nueva versión tiene ciertas peculiaridades que se desvían de la historia original, la que conocemos de 1959 y que vemos en nuestras pantallas en Navidad o por Semana Santa. Sin embargo, es atractiva en su argumento, tiene un fondo cristiano evidente, donde el perdón y la superación del odio se consiguen gracias a la presencia de Jesús de Nazaret y los valores del cristianismo que defiende la esclava Esther. (Nzanin Boniadi)

Tras haber visionado ambas películas me quedo sentimentalmente enganchada a la de los 11 Oscars de 1959. Y si seguimos el rastro del autor de la novela original lo más interesante es destacar que era un cínico que se aproximó a la vida de Jesús hasta llegar a crear una historia romántica y de aventuras del gusto de la época. No olvidemos que fue escrita en 1880 , sin embargo también es cierto que esa aproximación le llevó a la conversión.

Las licencias del guión de esta última película nos hacen perdernos momentos indescriptibles que se viven con la presencia imponente de Charlon Heston, aunque sea muy respetable la interpretación de Jack Houston, lo mismo sucede con Mesala, interpretada por Toby Kebbell. Yo diría que guión comete ciertas licencias sobre el libro original que chirrían tras haber visionado la memorable y no mejorable BEN HUR de “Wiliam Wyler.

No obstante la aconsejo por varios motivos. Nos vuelve a seducir la historia del príncipe BEN HUR y su relación con los albores del cristianismo. Nos atrae la pasión, el odio y el perdón que emana de esta cinta con sabores épicos sin llegar a la excelencia pero cumpliendo su cometido, de manera que la emoción está asegurada.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Judah Ben Hur

  1. Pedro José Fernández Cabañas dijo:

    Si Carmen, la versión de William Wyler es insuperable, la vimos , la revimos y la requetevimos y siempre nos encantó , nos emocionó y casi la aprendimos de memoria. Incluso coleccioné un álbum de cromos con fotogramas de la película. En esta versión extrañamos a Quinto Arrio (Jack Hawkins) que acaba adoptando a Judá y su vida en Roma en donde se forma como auriga. También echamos de menos al malo malísimo de Messala (Stephen Boyd). Este Messala nos parece quizás un poco descafeinado. Extraño que Judá se casara con su querida Esther cuando Charlton Heston no lo hizo…en fin que como aquella no .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s