El revival de la Oración por la Paz

En ese bello y emblemático lugar de encuentro que es Asís hay convocada una oración por la paz este martes día 20. Se clausurará la Jornada Mundial de Oración por la Paz, una iniciativa interreligiosa en la que participan 400 líderes religiosos de varias confesiones. Nada más encomiable que orar todos juntos por el fin de las hostilidades en tantos lugares geográficos que nos asaltan en el telediario o que se difuminan como la nada en los medios de comunicación. Porque hay conflictos de los que se habla hasta la saciedad y una no sabe bien porque otros quedan huérfanos de esa memoria global que nos presenta lo alejado como próximo.

El Papa convoca por la Paz y algo no encaja con esto de que todos andemos revueltos y cada uno según su peculiar creencia oremos juntos de manera confusa. Lo dice Benedicto XVI y lo explica bien el vaticanista Sandro Magister. El encuentro de Asís nos ha hecho a todos un pan como unas pascuas. Porque la religión que profesa la salvación para toda la humanidad es la católica y de ahí no se apea ni el mismo Papa Francisco.

Sin embargo estos encuentros interreligiosos donde caben todos los credos unidos por una causa común son liderados por el Papa, como lo fueron hace treinta años por San Juan Pablo II, sin la simpatía de Benedicto XVI. Naturalmente este tipo de oraciones comunes nos deja a todos en el mismo rasero. Y no parece que la Iglesia deba renunciar a predicar el Evangelio a toda criatura, hacerlo junto al clamor de quienes se oponen a la misma fe católica, suena raro, pero que muy raro. Tiene un aire de Alianza de Civilizaciones, del zascandil Zapateril en pro de una buena causa, todo sea dicho, pero olvidando que da un aire sincretista de mal gusto.

En palabras de Sandro Magister: “En Asís, entonces, volverá a desencadenarse en toda su dramaticidad la tormenta perfecta que sacudió a la Iglesia Católica en el verano del año 2000, cuando la Congregación para la Doctrina de la Fe, presidida por Ratzinger, publicó la tan criticada declaración “Dominus Iesus”, destinada justamente a contrarrestar la idea que todas las religiones están en un mismo nivel y para confirmar, por el contrario, que hay un único camino de salvación para todos los hombres, que es Jesús”.

Que las campanas suenen al aire por el evento, que las luces se enciendan para orar en común, pero que nadie sueñe que la paz va a lograrse por la unión de este revival religioso. Porque ya dijo Jesús que nos dejaba la paz de una manera enigmática, no como la desea el mundo. Y está bien que trabajemos conjuntamente por pacificar conflictos, pero cuando oramos tenemos un mediador que no es el mismo en todas las religiones.

Como es natural me uniré en esa petición común por la paz. Son demasiados los conflictos del mundo. Pero también denunciaré que la venta de armas está incardinada en todos los gobiernos, incluido el nuestro. Que es un negocio corrupto que llega a manos de terroristas y provoca situaciones de dolor insufribles en la población civil. También denunciaré que las guerras nadie sabe bien cómo comienzan y mucho menos cuándo se paran, pero han sido intensamente gestadas por esas fuerzas del mal a las que nadie sabe poner freno.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s