Cáritas: la socialización de la pobreza

El Secretario General de Cáritas de Europa denuncia la crisis de la solidaridad. Y pone cifras: 65,3 millones de refugiados huyen de la guerra. Y yo me pregunto si no hay que denunciar la crisis de una gran injusticia: la de el tráfico de armamento; la de las guerras interesadas por grandes potencias económicas que esquilman los recursos naturales. Pensar que la solidaridad nos hace sentir mal por los genocidios humanos, es bastante grotesco. Si no luchamos por la justicia lo único que fomentamos es el negocio de la pobreza y de la miseria. Basta ya, de tantos eufemismos, dejemos de llamar solidaridad a lo que oculta un fragante delito de lesa humanidad.

Las guerras pueden tener fin si los conflictos no están alimentados por intereses geoestratégicos o de otra índole. Y si, está bien que nos preocupemos de ocuparnos de quienes no tienen más remedio que escapar con lo puesto. Pero no olvidemos que alrededor de estas oleadas de refugiados están las rapiñas de siempre, con su tráfico de personas, con sus mafias para sortear las fronteras. Hay quien se enriquece de la miseria y la tragedia de los demás.

Las claves ofrecidas por el Papa Francisco para cambiar el mundo son: el diálogo, la misericordia, el acompañamiento y la alegría. Touché, y dónde está el cambio de corazón de quienes no tienen escrúpulos ni conciencia; dónde la denuncia una vez más en las calles, en los medios, para que no nos acostumbremos a hacer la digestión con las desgracias plasmadas en imágenes en los telediarios. Digo yo que la socialización de la pobreza no es en sí misma más que un parche relativo dentro de nuestro caótico mundo.

Son los políticos quienes tienen que abrir comedores sociales, que para eso pagamos impuestos. Son los políticos quienes deben pactar treguas y corredores humanitarios. Y sin embargo, cada vez más aumenta el número de organizaciones humanitarias que llevan de la desolación a la miseria. No cuestiono, como es obvio la ayuda internacional de Cáritas ni de ninguna ONG. Pero si denuncio que ellos son tiritas para hemorragias humanas.

La verdadera solución pasa porque no se creen bolsas de pobreza y porque se redistribuya la riqueza. Es evidente que unos pocos negocian con el precio de los alimentos; que unos pocos esquilman los recursos naturales del planeta y que es dentro del corazón de los hombres de donde nace la injusticia y la desigualdad. Por eso es más acuciante que nunca no sólo colaborar en ayudar a los necesitados poniendo en práctica las obras de misericordia, sino también exigir medidas en todos los organismos internacionales que miran para otro lado frente a ese éxodo patético de 65’3 millones de refugiados.

Si una de las primeras opciones de los cooperantes y misioneros es enseñar a pescar y no dar de comer, sin más contrapartidas. Es obligatorio por parte de occidente denunciar que estos éxodos hacia nuestros países tienen detrás la desesperación de quien busca un lugar mejor para vivir y alimentar y criar a los suyos. Han existido durante mucho tiempo esas oleadas de emigrantes que salían a buscarse la vida. Hoy no pueden convertirse en un problema, porque el derecho a una vida mejor forma parte del ADN natural del ser humano.

Lo que sí es posible es que debamos denunciar a quienes en esos países no pueden sobrevivir porque se mantienen en pie gobiernos corruptos y empresas transnacionales dispuestas a provocar la agitación que les venga bien para sus ganancias. Caridad es amor, y el amor no mira para otro lado mientras la pobreza obviamente es provocada por las políticas erradas de tantos países.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s