Teología de andar por casa

Cuando alguien plantea: ¿Qué es más importante el Evangelio o el Catecismo?. Me entra un enorme pesar. Porque es obvio que sólo ha leído una parte de ese gran poliedro que forman la Iglesia y sus enseñanzas. No olvidemos a los primeros Padres cuya Tradición recoge con esmero sus escritos. No olvidemos la evolución del cristianismo dentro de una sociedad pagana. Y finalmente, tengamos en cuenta que el Catecismo recoge precisamente las Escrituras tanto la Biblia como esos escritos de los primeros cristianos. Rechazar el Catecismo es rechazar también la Biblia; Santo Tomás de Aquino; San Ambrosio; San Francisco de Sales; San Agustín, etc.

En el Catecismo se recogen los escritos que éstos han ido aportando a la Iglesia y que dan lugar a la explicación de nuestra fe. Esa explicación está fundamentada en la Tradición y viene muy documentada en el Catecismo. No estamos hablando de preceptos, ni rituales. Estamos hablando de que se nos explica la Gracia y la Justificación, por ejemplo. O también el Credo paso por paso, explicando en base a las Escrituras cada punto del mismo. Yo no diría que uno puede ser sólo con el Evangelio buen cristiano, me inclino más a pensar que el Evangelio le llevará a profundizar en la fe de la mano del Catecismo y de otras lecturas espirituales.

La fe es un don que debe ser alimentado, no sólo con los sacramentos de la Iglesia, sino también con la educación de nuestras propias lecturas. Y desde luego la Ley del amor, que infunde el Espíritu Santo por la gracia, nos libera de las observancias rituales y jurídicas de la Ley antigua( Catecismo 1972.) La nueva Ley o ley Evangélica está explicada en el Catecismo con citas de San Agustín y de los Evangelistas. No hay por tanto una dicotomía: evangelio-catecismo. Ambos forman una simbiosis de las enseñanzas de nuestra fe. Si rechazamos el Catecismo, reprobamos el Evangelio y la misma Biblia. Porque en el Catecismo se mantiene todo lo Revelado por la Biblia, se funde el Antiguo y el Nuevo Testamento. Y se explica la misma liturgia de la Iglesia.

Tal vez caigamos en el error común de pensar que el Catecismo es un recitar los Sacramentos, los Mandamientos, etc. Cuando en realidad es un manual que todo cristiano debe poseer en su casa junto a la Biblia, para poder comprender su propia fe, para aumentar si cabe el amor a Dios y a los demás, por medio de esas lecturas que profundizan en todos los apartados de la Iglesia Católica.

En Palabras de San Juan Pablo II CT 1,2: Muy pronto se llamó catequesis al conjunto de los esfuerzos realizados en la Iglesia para hacer discípulos, para ayudar a los hombre a creer que Jesús es el Hijo de Dios a fin de que, por la fe, tenga la vida en su nombre, y para educarlos e instruirlos en esta vida y construir así el Cuerpo de Cristo.

La estructura del Catecismo, por tanto, recoge la profesión de fe; los sacramentos de la fe; la vida de la fe y la oración en la vida de la fe. Está concebida como una exposición de toda la fe. Por ello, insisto, no puede haber dicotomía y decir qué prefieres el Evangelio o el Catecismo, tendríamos una formación sesgada, una verdadera barbaridad que todavía hoy se sigue proclamando sin rubor.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Catecismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s