El cristianismo no es como el comunismo lo diga Agamenón o su porquero

Llega un momento que escribir se convierte en una pequeña losa en tu espalda. Especialmente porque estamos en la era de la banalidad, de lo superficial, de los medios de comunicación en los que la gente ya no cree. Esta es la principal cuestión, como un Quijote nos enfrentamos a esos molinos de viento que son la redes de comunicación y los sistemas de manipulación de masas. Yo estoy francamente agotada de oír y leer barbaridades. La última de ellas por boca del Santo Padre que compara a los cristianos con los comunistas. Me gustaría conocer el contexto de una frase tan desafortunada.

Hay algo más confuso. El comunismo es un sistema totalitario. Cierto que busca la equidad en los bienes y servicios para toda la sociedad, pero en su nombre se perpetraron toda suerte de asesinatos y persecuciones, en especial a los cristianos. Y si nos preguntamos si es cierto que tenemos cosas en común, la única realidad es que no hay nada que nos relacione.

Para un creyente, el Reino de Dios está ya aquí presente como una semilla que apenas se ve, dejamos obrar al Espíritu Santo que lo hace de manera solapada en las pequeñas cosas, no en los grandes acontecimientos. Y estamos convencidos que solo la transformación del corazón puede cambiar la sociedad. Como es lógico participamos de esta locura general llamada política con nuestro voto. Pero sabemos desde siempre que los “hijos del mundo son más astutos que los hijos de la luz”.

No tengo nada que decir en contra de toda la labor que hace el Papa. Me parece genial que se acerque a las periferias de la vida, allí donde están los más necesitados de ayuda y que nos invite al servicio de esa población marginada, despreciada, ninguneada. Pero lo hacemos en nombre de la caridad, del amor desinteresado. Algo diferente a los comunistas que nunca abren comedores sociales, ni roperos. Y cuya guía para actuar siempre es el resentimiento hacia la riqueza y quienes la atesoran.

Tengo en cuenta que la justicia es una de las divisas que nos debe mover a la hora de participar en la sociedad, pero sabiendo bien, que somos como gotas en el océano de las dificultades humanas, gotas que dan un respiro nada más. Y para cambiar esta sociedad debemos votar en conciencia
.
No hemos hablado de Donald Trump, yo no me atrevo a hacer quinielas para el futuro. Pero sí me llama poderosamente la atención que los sondeos mediáticos no dan pie con bola, que están tan apartados de la realidad social que ya no aciertan. Y lo digo porque con el tratado de paz en Colombia las apuestas de los medios fracasaron, como fracasó la consulta del Brexit y como ha sido un fiasco el favoritismo hacia Hillary Clinton. Y es que cuando se quiere manipular a las masas, en ocasiones surgen factores que hacen imprevisibles los resultados.

Algo nuevo está sobrevolando por encima de esos analistas, el cambio de época es evidente. Estamos entrando en una dinámica diferente a todas luces, cuyos parámetros ya no son los del pasado. Y me atrevo a asegurar que el cristianismo será perseguido como única fuerza aglutinadora contra las políticas de descarte social. Como voz que denuncia el tráfico de armas y de personas. Como la única que defiende al ser humano desde su nacimiento hasta su ocaso.

Las meteduras de pata del Papa Francisco, son las de un hombre que cuando habla lo hace con espontaneidad, sin medir las consecuencias de sus discursos. Dicen que porque su radicalidad en el seguimiento del Evangelio lo aleja de teologías y diplomacias curiales. No lo sé, pero ante su arrolladora personalidad mediática, es obvio que muchas veces se le tienen que matizar sus palabras. Y entre ellas está esa desafortunada comparación entre comunistas y cristianos.

El cristianismo es una sociedad de iguales, que respeta la libertad individual, que no impone estructuras opresoras, que busca el bien porque sabe que en él reside el Reino de Dios. El comunismo es una ideología perversa que en nombre de la igualdad arrasa con la libertad individual.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s