Consumo de alcohol en menores: el fracaso de la sociedad

Que en un mes tengamos constancia de dos comas etílicos en jóvenes menores de edad, caídas en un descampado, recogidas como guiñapos, abocadas al alcohol como único medio de diversión a unas horas que deberían estar en su casa. Nos hace preguntarnos que el principal problema, la custodia de los padres a sus hijos, ya no tiene límites. No son conscientes de que niñas de doce años se divierten bajo los efluvios etílicos. Estamos en la época de mayor desajuste de autoridad paterna que jamás ha existido.

Por otra parte el consumo de alcohol abusivo y en fines de semana muestra como la permisividad social sobre el alcohol fomenta ese tipo de diversión. Al parecer el grupo y la unión de estos jóvenes les aboca a emborracharse en la calle. No hay para ellos otro tipo de diversión. A esa edad se supone que todavía el aspecto lúdico del juego forma parte de su vida.

Y tal vez se tomen como juego social el desinhibirse con la borrachera de fin de semana, pasar el rato bebiendo mientras wassapean o se fotografían sin saber que todo ello forma parte de un peligroso carrusel que les llevará inevitablemente al conflicto.

Doce y trece años son edades de estar en casa y saber dónde se pasa el rato. No de patear la calle en pandillas. Pero es que además los Centros Educativos dan charlas sobre el acoso escolar, las drogas, el alcohol, los peligros de Internet. Y claro, al parecer todo debe recaer sobre los profesores, sin que los padres participen en esa educación básica de valores que debe fomentarse desde la infancia, para que el tronco no se doble cuando llega el momento de la adolescencia.

Las campañas radicales sobre el tabaco han hecho que el consumo entre los jóvenes sea mucho menor que hace décadas, pero no así el alcohol, que es la droga social más común y a la que se accede en el propio hogar. Vemos que este problema social lleva años en marcha y que la edad de consumo disminuye aterradoramente. Y no parece que existan campañas que alerten del drama a los padres y a la sociedad.

Si hay menos accidentes de tráfico porque la famosa frase: “si bebes, no conduzcas”; ha calado de alguna manera. Deberemos ahora desde el Ministerio de Sanidad lanzar campañas dirigidas a los jóvenes para que no caigan en una droga letal que perjudica el desarrollo de su cerebro y destroza el hígado de manera permanente.

Puestos a debatir qué sucede con estos niños que beben para pasar el rato, cabría preguntarse cómo llegan ahí, hastiados de consumir juguetes, y necesitados de emociones más fuertes cada día. Es una pregunta que martillea mis sienes ¿por qué caen en el nihilismo en una edad que debería estar llena de preguntas e interrogantes sobre la vida?. Seguramente han consumido las suficientes películas, videos y juegos, que les dejan huérfanos de inquietudes.

Es una verdadera lástima que no sepamos poner freno, antes de que se descarrilen en la calle. Siento decir que cuando se dan pautas a los padres te miran como un extraterrestre, y sin colaboración con los profesionales, sencillamente no se puede luchar contra la presión social. Es conocido que las princesas de España no ven Internet ni televisión durante todas la semana, una pauta inteligente, porque dosificar el ocio es siempre preludio de mayor disfrute, mientras que consumirlo abusivamente lleva al hastío y el aburrimiento imprimiendo luego rumbo hacia el botellón u otro tipo de consumo más letal.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s