El diálogo de los jóvenes y los digitales religiosos

Me pregunto cuántos jóvenes consultan páginas religiosas en la red. Cuántos bucean inquietos por saber más de su fe. Me llama la atención que ante el nuevo Sínodo de los obispos para tratar sobre los jóvenes, mi post anterior no haya tenido ningún comentario, lo que me hace pensar que la edad media de los lectores no está en esa franja de jóvenes inquietos por la fe.

Sin embargo, me consta que hay numerosos blogs de jóvenes que se sienten impelidos a profesar su fe en público, con comentarios sobre el Evangelio del día o bien, con aclaraciones sobre temas religiosos. Han puesto en Internet su bandera de apostolado. Pero, por qué no unir ese espíritu en una plataforma común. La red social “Twelve’s” surgió con ese espíritu de que la conexión entre jóvenes con inquietudes religiosas tuvieran un espacio concreto. No obstante, los grandes digitales religiosos están perdiendo un tiempo precioso en no añadir esta red a sus páginas. Porque de los jóvenes depende el relevo generacional en parroquias e instituciones religiosas.

¿Son ellos a quienes los sesudos teólogos se dirigen cuando escriben?. Al parecer, no hay un espacio concreto de diálogo y reflexión para estos jóvenes. Y debería existir en cada página parroquial y en la web de cada obispado. Ya tardan en adelantarse a esas preguntas que lanza el Papa para configurar el Sínodo de los jóvenes. Tardan en abrir puertas digitales que les atraigan hacia su interioridad.

Existen plataformas dispersas a las que los medios digitales ignoran, absortos en dar noticias sobre la Iglesia, mientras quedan en el aire esos jóvenes inquietos con sus preguntas a flor de piel, que no se atreven a publicar en ningún lado.

Abrir espacio a los jóvenes es más necesario que nunca y comunicar que lo están haciendo muy bien. Hay estupendas iniciativas que funcionan en grupos parroquiales concretos. Y hay que sacarlas del anonimato y subirlas a las plataformas digitales, para que interactúen entre ellos. No podemos ignorar la cantidad de jóvenes que están felices de ser católicos y que llevan su apostolado en pequeñas páginas que pasan desapercibidas.

Mi propuesta de hoy puede resultar un arma de doble filo, porque la red es en muchos casos un campo para sacar lo mejor y lo peor del ser humano. Se ha visto con el deceso de Bimba Bosé y los comentarios zafios que han provocado. Pero lo cierto es que debemos arriesgarnos a tener iniciativas que puedan aglutinar a los jóvenes en un espacio de conexión que les permita reflexionar sobre sus temas vitales.

Estoy abierta a sugerencias para tratar temas que les intereses. Y escribir sobre ellos, pero hace falta que a estos jóvenes se les abran las puertas para que puedan manifestar sus inquietudes y sus propias reflexiones. ¿Se atreve religión digital a incluir una red social exclusiva para jóvenes?. ¿Es eso posible en otro digitales religiosos?.

No puede ser que la media de edad de quienes escribimos aburra a la generación que construirá el mañana. Por cierto es curioso que esa franja de edad de los jóvenes llegue ya hasta los treinta años, debido a que no han podido todavía labrarse un futuro.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s