El descubrimiento del nuevo Sistema Solar similar al de la Tierra

Entusiasma la idea del descubrimiento de un nuevo Sistema Solar con características similares al nuestro. Entusiasma saber que el Universo, obra de Dios, es infinito. Y desde luego si hay vida extraterrestre yo estoy segura que no vamos a tener problemas con nuestra fe.

Nosotros sabemos que Dios se hizo uno de los nuestros, para que su condición humana reflejara el Amor incondicional hacia el hombre. Un Amor que se expande por el Universo, sin duda, a mi no me crea conflictos la vida extraterrestre. Tampoco los avances científicos, si llevan el sello de la humanidad y no se utilizan para manejar los hilos del mundo.

Me he sentido siempre fascinada por esa cúpula estrellada que vemos al oscurecer. He caminado con la idea de que nunca estaba sola. Me sentía acompañada en todo momento por una presencia que hoy reconozco como Dios. Y que el mundo fuera este planeta exclusivamente me ha parecido siempre un endiosamiento del ser humano respecto al Universo.

De manera que no me crea conflictos ni de fe ni morales el que exista vida inteligente o de otro tipo en las lejanas galaxias del Universo. Sería como contemplar aquí las diferentes etnias y culturas de la humanidad. Y eso más que debilitar mi fe, la fortalece porque veo en ello siempre el reflejo del rostro de Dios. Que no deja a nadie de su mano.

Siento que el hombre va y viene de lo improbable a lo probable. Que Dios le dio la capacidad de crear y como él utiliza la Creación para el progreso de la humanidad. Eso por sí mismo, es una señal del amor de Dios a la Tierra y a todo lo creado.

Son muchos los astrofísicos que compaginan sus estudios y trabajos con la creencia de Dios, sin problemas. Y es que el Universo está orquestado como una gran sinfonía en multitud y diversidad de instrumentos que hacen posible la gran obra de la Creación.

Doy gracias a Dios por este nuevo descubrimiento que alienta nuestras esperanzas. Llevamos mucho camino recorrido, sabemos que este sistema solar finalizará en su momento. Saber que hay que trabajar para poder llegar a otro planeta habitable, ya no es un sueño utópico y descabellado, sino más bien el deseo de cuidar a la humanidad de una catástrofe.

Por otro lado, no sabemos cuándo ni cómo llegará el final de los tiempos. En cualquier caso las Escrituras nos marcan la ruta para seguir caminando como si el fin inminente estuviera ya a la vuelta de la esquina. Para un cristiano la vida es un paso que transcurre en un soplo y que nunca sabe cuando finalizará. Por ello se esfuerza por ser coherente con su fe y trabajar por el servicio al resto de la humanidad.

En esta cadena global donde unos ayudan a otros, donde todos colaboran en el bien conjunto, cada día tenemos más claro que somos los guardianes de esta Tierra y, debemos cuidar de ella porque se lo debemos a las generaciones futuras. Porque cuando llegue El tiempo de la venida de Cristo deberemos alegrarnos de haber sido guardianes del legado que nos fue dado al inicio de los tiempos. Ya que de ello también se nos pedirá cuentas.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El descubrimiento del nuevo Sistema Solar similar al de la Tierra

  1. silveri garrell dijo:

    El problema no es que si hay vida o no hay en otros planetas, el problema muy grande lo tenemos en que si puede haber esta vida auténtica en nuestro planeta Tierra. A cualquier pensador le puede inquietar profundamente lo que digo, que con las guerras en que nos matamos podamos creernos que tenemos vida de verdad. El televisivo Eduard Punset elaboró una frase que me convenció, todo y que Punset es ateo, dice así en interrogante: ¿Puede haber Vida antes de la muerte?.

    Me gusta

  2. silveri garrell dijo:

    Yo también era creyente en la vida extraplanetaria pero con el tiempo he cambiado. Esto nos lleva a problemas teológicos graves, como que puede haber muchos cristos y muchos papas repartidos por el cosmos. Cristo se encarnó, vivió pasión, murió en la cruz, resucitó, una sola vez, según las escrituras. Creer en la multiplicidad de cristos, de iglesias, y de redenciones planetarias, nos vuelve el cerebro imposible. Luego habríamos que admitir que la Iglesia se equivocó quemando a Giordano Bruno. Los del Vaticano en parte temen los problemas que pueden acarrear al contradecir a la potente Ciencia actual.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s