Luego vinieron a por mí. Y ya no quedaba nadie para defenderme

Quiero alejarme de la política y las ideologías en este retiro cuaresmal, pero cuanto más trato de obviar lo que se realiza en esta piel de toro, encuentro que el silencio de los católicos nos hace cómplices del dominio ideológico predominante. Ya sé que no son fáciles las soluciones, que el diálogo conlleva mucha paciencia y realizar gestiones a largo plazo. Pero mientras, el sentido común nos dice que pocos, muy pocos salen a la palestra para defender nuestras raíces cristianas. Nos queda la oración y el silencio y salir a la calle sabiendo que vamos a ser sacrificados por nuestras ideas.

Oigo con pavor que todo es misericordia y acogida, que todo es amor y comprensión, que todo es aceptar al diferente con respeto. Y que no debemos crear conflictos, sino aceptar pasivamente las leyes que van a cortocircuitar la libertad de enseñanza y la libertad religiosa.

Me temo que hay pastores timoratos, que olvidan defender lo más elemental, que es evitar el escándalo de la pasividad imperante en la Curia sobre este y otros temas. Algunos viven atrincherados en sus palacios de cristal. Por eso oímos en demasía declaraciones que confunden a la grey.

Son pastores de rebaños que quieren confraternizar con el mundo. Olvidan que eso es imposible, que el mundo está contrapuesto a la Verdad del Evangelio. Cierto que debemos tener misericordia con el pecador, pero también hay que hablar contra los errores fatídicos que nos llevan a todos al sumidero. Y denunciar el pecado.

No queremos abrir trincheras, queremos una transición como la del pasado siglo, donde la Iglesia colabore en el cambio social. Señores, despierten, eso no es posible. La Iglesia está en la frontera de todas las necesidades, pero si no levanta la voz contra el pecado, está haciendo caso omiso a su deber. Esa es la principal obra de misericordia, la denuncia clara y abierta del fiasco de nuestra sociedad corrompida hasta la médula.

Y la denuncia clara de que estamos en una guerra de facto, donde hay que situarse o caer en el lado equivocado. No sería la primera vez que los obispos desde sus púlpitos equivocan el sentido de su misión. Pero cuanto reprochar a HAZTE OIR, pidiendo evitar la confrontación y las manifestaciones pro vida o pro derecho a la libertad de expresión, nos dejan en las manos del lobo.

Así con ese diálogo de componendas han ido dejando que la religión en la escuela vaya a desaparecer en breve, aunque esté defendida en la Constitución. Lo crean o no los Acuerdos Iglesia Estado del 79 están a un paso de irse al garete. Falta sólo un paso y al parecer están muy cerca de darlo. Porque aunque los monseñores no lo crean el PP no es un partido democristiano, sino el partido en el poder dispuesto a cualquier acuerdo, por la sencilla razón de que ya han roto todos los principios que les sustentaban.

Los partidos de izquierda están a favor de los necesitados, en una especie de osmosis mental que diluye todo en el relativismo moral y a partir de ahí la inquina hacia la Iglesia queda puesta de manifiesto desde la misma tribuna del parlamento.

De manera que vamos directos a la disolución de los conciertos y a la imposición de la ideología de género. No ver esto, es como no comprender que el aborto pasó a despenalizarse en tres supuestos y hoy es un derecho, sin el más mínimo respeto por los derechos del ser más débil, el no nacido.

Seguimos la senda de cambiar la sociedad con el convencimiento que debemos cambiarnos a nosotros mismos antes, sin embargo no olvidemos que la Palabra ilumina la historia. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán. Juan 15:20.Habría que tenerlo claro como en el poema:

Primero fueron a por los comunistas
pero como yo no era comunista, no hice caso.
Luego fueron a por los judíos,
pero como yo no era judío, no hice caso.
Después fueron a por los sindicalistas,
pero como yo no era sindicalista, no hice caso.
Luego vinieron a por mí.
Y ya no quedaba nadie para defenderme.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s