Atentado en una iglesia copta el Domingo de Ramos

Esta vez ha sido una iglesia copta en Egipto en la que una explosión ha dejado al menos veintiún víctimas. El reguero de atentados arbitrarios alrededor del mundo hace pensar de nuevo en esa tercera guerra mundial. Pero con la modernidad de las nuevas tecnologías y los nuevos métodos subversivos.

El estupor frente a los nuevos acontecimientos terroristas en el mundo, nos deja anonadados. Sigo apostando por los musulmanes con sentido común, por esos que dicen que ellos están por la paz y la convivencia. En realidad todo depende de ese porcentaje de musulmanes que viven en occidente, de su reacción en contra de este terrorismo indiscriminado que ataca a occidente, pero en la que ellos también pueden ser víctimas.

La otra paradoja es la persecución contra los cristianos, tanto en países islamistas como en nuestro país, donde los ataques a iglesias con pintadas o artefactos, se están convirtiendo en un caldo de cultivo peligroso. Alentado por aquellos que no condenan el terror y que promueven la confrontación.

El atentado de Egipto ha tenido lugar justo antes del comienzo de la celebración del Domingo de Ramos. Estamos ahora recorriendo la Semana Santa en muchos pueblos y ciudades, las medidas de ayuntamiento y policía intentan evitar cualquier desmán en los actos religiosos que vamos a vivir.

Pero como hemos visto, somos un bocado fácil de tomar, robos de camiones que se lanzan a toda velocidad por el asfalto arrasando con todo lo que encuentran a su paso y buscando hacer el mayor daño posible. Artefactos caseros que explotan en el interior de una iglesia repleta de fieles dejando un sinfín de muertos y heridos. Todo hace pensar que los cachorros de ISIS están dispuestos a llevar el terror por todo el mundo.

Esto comenzó hace ya muchos años, desde la caída de las Torres Gemelas los sucesivos encontronazos con el terrorismo han golpeado ciudades icónicas o aldeas remotas. Nuestros gobiernos deben arbitrar medidas comunes y todo hace presagiar que eso limitará las libertades que tanto esfuerzo nos costaron conseguir.

Se hace más difícil la entrada de refugiados, por temores razonables y los derechos humanos son golpeados en el centro de Occidente. Vivimos ya un mundo global e intercultural, fruto de ese choque de civilizaciones es cada día más complicada la seguridad y la defensa de los valores que sustenta la civilización occidental.

Vemos como crece el radicalismo a ambos extremos, cada uno con su bagaje de consignas, mientras la iglesia mediadora en tantos conflictos, acoge, comparte y enseña que todos fuimos emigrantes o refugiados, que es un deber cristiano mantener la caridad como divisa de unidad frente a la división el odio.

Roguemos para que los actos religiosos de tantos pueblos y ciudades de España y de otros países, transcurran con normalidad.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s