De la muerte a la Vida. ¡Aleluya!

¡Aleluya!. Cristo ha resucitado. Feliz Pascua para todos. Se desprenden las sombras y surge la luz fulgente. Avanza el día y la bruma matinal envuelve la figura de Jesús frente a María de Magdala. Una hermosa estampa, que nos recuerda lo a contracorriente que andaban las prioridades del Resucitado. Si no tenía valor la palabra de la mujer en la Palestina del siglo I, será la voz temblorosa de María quien proclame la Resurrección y la Vida.

Luego ya corroborarán los hechos Pedro y Juan, entramos en la dinámica de la fe. Donde todo es posible. Por eso vamos a iniciar el Vía Lucís, el camino de la luz. La estampa del triunfo de la Vida sobre la muerte y la enfermedad.
Recorremos las apariciones de Jesús a sus discípulos que nos sorprenden con sus inseguridades, su afecto que les lleva a la alegría, pero aún faltaba algo. Tendrá que llegar Pentecostés para que todo cobre sentido.

Poco a poco el Resucitado les irá preparando y entre los discípulos aquellas mujeres que estuvieron al pie de la cruz, que corrieron hacia la tumba y se encontraron que la muerte se escapaba hacia la Vida.

Nosotros también vivimos en un mundo en permanente conflicto, donde seguimos las huellas del maestro con los titubeos de aquellos primeros discípulos. Pero hemos profesado las promesas del bautismo y con ellas nos acercamos más a la Vida prometida. Recorremos nuestro peregrinar intentando llevar vida, esperanza, aliento a quienes lo necesitan. ¡Y quién no lo necesita!. Somos débiles y frágiles, pecadores y caminantes en busca de la santidad.

En este día de Gloria, proclamamos que Dios es el Señor de la historia y estamos en sus manos. Nada hay que temer.

Luz frágil del amanecer
que envuelves en bruma
la Vida prometida.
Danos siempre esperanza
para no desanimarnos
en nuestro peregrinar.
Cristo Resucitado, presencia
en nuestra vida. Traspasa
nuestro corazón de amor
para repartir con el hermano
la misericordia que nos muestras.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s