Palabras de fe

Qué listos son estos teólogos que nos explican que lo escrito en los Evangelios no es tal cual. En definitiva parecen no considerarlos Palabra de Dios. ¡Ay de los eruditos!, ya decía Jesús que tuviésemos cuidado de los letrados y fariseos. Yo creo que el Señor pasó haciendo el bien y realizó muchos milagros, obró en forma que afecta a las leyes de la naturaleza. Como sucede en la vida cotidiana cuando hay milagros en Lourdes u otros lugares, en circunstancias que nadie puede explicar.

Decir que quienes creemos en el Evangelio tenemos una fe infantil, es subirnos al altar de los hijos de Dios, puesto que como decía Jesús “si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los cielos”.(Mateo 18-3). En esta Cuaresma debiéramos sentirnos más humildes, menos ufanos de nuestros supuestos saberes, que provienen del estudio de otros humanos, dispuestos a interpretar según determinadas corrientes y exégesis.

No hacen falta santos y sobran teólogos. Santos que llevan a la vida cotidiana el evangelio, sin abrir fisuras entre los fieles, sin mofarse de la buena fe. Quieren elucubrar que lo hagan, pero ay de quienes roban la legítima creencia en los poderes de Jesús. No es que necesitase realizar prodigios, pero es la manera más clara de abrir los ojos a quienes están cegados por la autosuficiencia.

Yo enviaría a investigar cómo se realizan sanaciones espontáneas al invocar la intercesión de cualquier santo. Al ponerse en mano de Dios. Y lo haría como lo realiza la Iglesia con gente científica e increyente que analiza caso por caso, con las pruebas necesarias, para testificar que no comprenden el motivo de esa salida de un coma irreversible, por ejemplo.

Hoy el Evangelio es claro y contundente Lázaro resucita de la muerte y lo hace con el poder que le ha sido conferido a Dios para realizar aquello que crea conveniente. En este caso para que quienes estaban alrededor creyeran en Jesús como hijo de Dios.

Y yo me lo creo a pies y puntillas. Afortunadamente el pasaje de hoy nos lleva a humanizar la figura de Jesús, quien manifiesta su congoja ante el inevitable óbito de Lázaro, sus palabras no dejan de ser un canto a la esperanza. La muerte no es el final, su amigo Lázaro está enterrado cuatro días. Pero para Él todo es posible, hasta resucitar a los muertos.

Creamos en la Palabra de Dios, Él nos ha dicho que si tuviésemos fe como un grano de mostaza podríamos mover montañas. ¿Es una exageración?. Yo creo que es la manifestación de que el poder de Dios se realiza aún cuando prefiera hacerlo de manera discreta.

Mi fe sencilla cree que Jesús devolvió la vista a los ciegos, curó a los paralíticos, resucitó a los muertos, dio de comer a las multitudes, caminó por encima de las aguas.

Creo y profeso cada una de estas manifestaciones de la divinidad de Jesús que ha seguido obrando prodigios a través de los santos y de manera continua desde hace dos mil años.

Anuncios
Publicado en Religión | Deja un comentario

Sin proselitismos pero con contundencia

>Los pueblos maduran como las personas a base de encontronazos: zascandiles que se cruzan en tu vida, zancadillas de quienes creías amigos, ese es el lado oscuro; pero también está el lado de la luz: gente que te echa una mano con altruismo; profesionales que te aconsejan en momentos de dudas.

Nosotros ahora estamos asistiendo a esa pulsión entre el lado oscuro y el de la luz. Tenemos la esperanza de que de esta crisis salga algo mejor, un mundo renovado. Y lo esperamos porque el abismo no es un lugar agradable donde pasar el resto de la vida.

Personalmente tengo mucha esperanza con la recristianización de Europa. Hemos caído tan bajo, estamos tan inmersos en una sociedad que ha hecho vacío de sus principios para sustituirlos por un consumismo desaforado y un nihilismo amorfo, que solo queda resurgir de las cenizas. Y lo haremos en minoría pero con mayor autenticidad.

Algo se barrunta en la nueva evangelización de las parroquias. Se implantan nuevos estilos que no son mero consumismo de sacramentos. Hay que hacer visible la Iglesia que camina junto a los más desfavorecidos y la que ora por toda la humanidad doliente.

El encuentro con Dios se suscita con preguntas sobre los humano y lo divino. Y del diálogo abierto surge la inquietud. El compartir se hace necesario y el salir al encuentro del otro una prioridad si no queremos seguir vegetando de las mismas fuentes y con las mismas gentes. Para llegar al otro habrá que hacer algo, en eso la Iglesia precisamente es maestra durante décadas desde el Vaticano II.

Pero quienes vivieron aquella primavera genial, son ahora personas desencantadas que han visto el invierno eclesial más que florecer las semillas sembradas. Sin embargo esa es la dinámica de la obra de Dios, que no sigue nuestros caminos. El nos ha prometido que estará con nosotros hasta el final de los tiempos. Y mientras llega ese momento, sabemos que hay brotes verdes que surgen puntualmente. Hay que darlos a conocer, hacerlos visibles. Son jóvenes que apuestan por Dios y dejan sus brillantes carreras aparcadas para ponerse al servicio del Reino.

Luego están las parroquias que no atraen a la juventud, porque éstos están a otras cosas, vienen de familias donde no se ha cultivado la fe desde la infancia, consumen los sacramentos como un acontecimiento social y planean como drones sin aterrizar en el encuentro con Dios.

El diálogo fe cultura es hoy si cabe más difícil que nunca, puesto que la fe ya no está incardinada en la cultura y la sociedad, quedan los vestigios de las épocas donde desde pintores, filósofos, literatos y otros miembros creativos de la sociedad, participaban del hecho religioso en sus obras. Había un mecenazgo cultural que está reflejado en los museos y las obras arquitectónicas o literarias.

Por eso el mundo virtual de las redes tiene que ser conquistado, así como la televisión y el cine. Necesitamos dar testimonio en todos los ámbitos sociales y si cabe no parecer bichos raros. sino personas con unos principios que les hacen felices.

Entramos por tanto en la dinámica de buscar una nueva evangelización sin proselitismos, dice el Papa Francisco, pero con contundencia se aprestan a añadir los entendidos.

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Semillas de esperanza

El Papa pide que seamos constructores de esperanza. Lo cierto es que cuando te das una vuelta por las noticias del globo, la esperanza no es lo primero que te viene a la mente. Sin embargo, cuando te fijas en lo anodino, lo que pasa desapercibido a los ojos de los medios y que es un milagro diario, entonces luce en su esplendor esa virtud teologal.

El mundo siempre ha tenido luchas, guerras, catástrofes. Sabemos que nosotros los seres humanos estamos ahí, para remediar esas desafortunadas impericias de la suerte, que hace que unos podamos sentirnos privilegiados, con un modesto salario y un techo que nos cubre de las inclemencias, porque conocemos la historia de tantos y tantos seres sometidos al desamparo y la muerte.

Pues bien la oportunidad de mostrar que el cristianismo es el mejor humanismo que puede existir son esas organizaciones que están en frontera: recibiendo emigrantes en patera; rescatando niñas vendidas como esclavas; denunciando la violencia de unos sobre otros a las Organizaciones Mundiales que tienen el deber de defender los derechos humanos.

Esas pequeñas gotas de humanidad que nos hacen colaborar donando alimentos o dinero, facilitando denuncias en las redes para que se actúe con premura ante emergencias humanitarias. Todas esas fuentes de esperanza y vida están ahí delante de nosotros y debemos alegrarnos de que el hombre a través de su peregrinar por la tierra haya ido participando de la Creación con inventos, medicinas, ayudas y voluntarios que donan su tiempo a los demás.

Hoy el Evangelio nos habla del ciego de nacimiento.( Juan 9,1-3. 5-9. 13-17. 34-38). Nos encontramos frente a un hombre que desea ver, que tiene fe en Jesús. Y el encuentro es iniciativa del Maestro cuando le preguntan,” ¿quién pecó: este o sus padres, para que naciera ciego. Jesús contestó: Ni este pecó ni sus padres, sino para que se manifieste en él las obras de Dios. Mientras estoy en el mundo, soy la luz del mundo”. Y el relato prosigue devolviéndole la vista.

Pues bien, también nosotros somos luz para los demás, cuando obramos el bien para gloria de Dios. Entonces se manifiesta esa gracia que opera en los corazones y transforma a las personas. Pondríamos una larga cadena de hechos pequeñitos como un grano de mostaza, que sin embargo siguen creciendo sin que nadie sepa ni cómo ni por qué. Es la semilla de la buena gente la que hace que se firmen tratados de paz, se abran fronteras, haya diálogo, respeto entre los diferentes credos y todos busquen el bien común.

Hay que buscar a esas personas que dan esperanza, están a nuestro alrededor, son como nosotros seres corrientes, con un plus de dedicación a los demás. Ellos defienden los derechos de los menos favorecidos por la sociedad, construyen la nueva humanidad.

Si hay algo que nos debe preocupar a lo largo de nuestra existencia es haber sido hombres y mujeres que actúan como miembros positivos de la sociedad. Que dan esperanza allí donde todo es oscuridad y desesperación.

Que el Señor nos fortalezca para colaborar en buenas causas y así seguir los pasos de Jesús.

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

El amor fraterno también para Podemos

Si hay algo que desconcertaba abiertamente en tiempos de los primeros cristianos, era el amor fraterno que se profesaban entre ellos y la paz que trasmitían frente a sus enemigos. Sabían que no debían devolver mal por mal, sino bien por mal. El perdón desconcertaba a los romanos. ¿Cómo se podía perdonar a quién te estaba torturando?. En el evangelio de hoy se nos habla de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. (San Marcos 12, 28b-34)

Estamos en tiempos donde explicar que todos somos hijos de Dios y que éste nos ama con locura, resulta difícil, cuando a su vez debemos defender la libertad religiosa de las inquinas laicistas. La persecución forma parte consustancial de la Iglesia, durante años ha sido perseguida. Ahora se aproximan tiempos en los que la confusión reinante entre conceptos hace que estemos más próximos a la diana de quienes mantienen una profunda aversión sobre la religión católica. Quienes están dispuestos con su ideología a crear una religión laica aplicada con tintes totalitarios.

Porque lo curioso es que Podemos pide retirar las procesiones para no herir a los musulmanes, y con ello Dios les perdone, suprime el arraigo de religiosidad popular expandido por toda la piel de toro. No tenemos nada contra los jóvenes de Podemos, pero defenderemos el derecho a nuestra libertad religiosa. Debemos construir una sociedad donde la religión no levante muros, sino puentes de fraternidad. Así lo ha entendido siempre la Iglesia, que dialoga con otras religiones y que convoca actos comunes para la compresión mutua entre diversos credos, que por encima de todo desean el bienestar y la paz.

Podemos se muestra intolerante y sobre todo nos obliga a manifestarnos en su contra, pero no para decir que sus ideas son trasnochadas sino para reprocharles sus incongruencias. En mi ciudad salen en manifestación todos los musulmanes por el día de no sé qué celebración. Lo hacen con sus banderas pancartas y exclamaciones que por supuesto yo no entiendo.

Como ciudadanos españoles quieren construir un partido musulmán que defienda sus convicciones. Y nadie se va a oponer a ellos, salvo que en su programa algo nos sorprenda contra los derechos humanos o contra la Constitución que deben respetar.

Estamos por tanto diciendo a los diversos credos y religiones que la fraternidad es nuestra divisa, que no venimos a armar enfrentamientos contra musulmanes, judíos o protestantes, nuestro verdadero problema se encuentra en quienes no saben respetar la religión católica y la utilizan como ariete para enfrentar a la sociedad.

No caer en sus provocaciones sería también un error, ya que allí donde gobiernan manifiestan su intolerancia con una actitud provocadora y totalitaria. En tiempos de persecución esto lo que va a hacer es que crezca el arraigo de la fe entre los fieles y que aprendamos a defendernos con el beso de la paz. Sin aplicar la ley del Talión. Una de las obras de misericordia es enseñar al que no sabe, pues a ello nos aplicamos señores de Podemos a enseñar que Jesucristo vino a transformar la humanidad desde dentro de nosotros mismos, donde se encuentra todo el mal que sale a flote en la sociedad.

Por cierto no puedo dejar de señalar que mañana día 25 se celebra la defensa de la vida. De cualquier vida: la del no nacido y también la de quienes están próximos a dar el salto a la eternidad. Defendemos algo que debiera estar en los programas de todos aquellos partidos que se autodenominan humanistas. Porque el progreso no es el aborto o la eutanasia, el progreso es respetar la vida como don de Dios. Enfrentarnos con algo que es de sentido común es una de las victorias del totalitarismo ideológico de los últimos tiempos.

Nosotros estamos para respetar la vida y para construir escuelas inclusivas con aquellos que tienen deficiencias psíquicas o físicas, porque el amor es el progreso y la defensa de la dignidad de todo ser nacido es humanismo, lo demás es mezclar churras con merinas. Gracias a ese pensamiento cristiano, hoy los ciegos ven, los sordos oyen, los paralíticos andan y hay lugares donde se rehabilita la dignidad de los más débiles de la sociedad. Tomen nota señorías.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

“Juventud, divino tesoro”

Me cuesta un montón adaptarme al tuteo permanente. Cuando alguien llama y es un completo desconocido, descuelgo con un ¿diga?. Si viene el fontanero le hablo de usted y cuando compruebo que me está tuteando, paso a la camaradería por necesidad, por no sentirme un bicho raro. Sigo hablando de usted a mis vecinos mayores y a los desconocidos de la escalera. Y me he dado cuenta que estoy haciendo la pava.

Mis alumnos me tutean, aunque lleven pantalón corto. No es extraño por tanto que cuando subes al metro te encuentres todos los asientos reservados a embarazadas y ancianos ocupados por jóvenes que no miran nada más que su Smartphone en un tecleo frenético e hiperconectados, tanto que no se levantarán jamás de su asiento. Hay que echarle un poco de morro y ejercer de abuelo recalcitrante y mandarles levantar con un careto sombrío para despertar al joven absorto en sus lides con el wasap.

Un día lluvioso de esos que tienes que dar Educación en Valores, que en mi caso era toda la clase pues no había ningún alumno que ejerciera la optativa de religión. Ese día se declaró con toda su jeta ateo por convicción el líder del grupo. Y a mí me puso en el brete de tener que callar por aquello de no entrar en conflicto con padres y madres que enseñan tan savias distinciones a sus hijos. Sin patatera idea de lo que es Dios qué significa o lo que representa una Eucaristía, aquel chaval de diez años hacia apostasía en un alarde provocador. Y lo hacía preguntado descaradamente si yo creía en Dios. Sálvese quien pueda en un centro público eso es como tener colgado un crucifijo en el cuello, algo que tienes que soslayar con capote y espada toreando una manoletilla.

Escucho conversaciones donde la boca es un escupitajo de zafias palabrotas oídas de los ilustres contertulios de algún programa televisivo. Esa caja educadora que tanto mimetismo lleva tras de sí. Una televisión pública que se preocupa de convertir niños en adultos, exprimir al máximo sus cualidades, hacerles exitosos artistas por un día y devolverles con mucho cariñito a la vida real y anodina de cada día. Con el consiguiente problema adaptativo de los chavales.

Me centro en estas ideas, porque a una edad en la que ya has cumplido con la sociedad cotizando por encima de la media, vuelves la vista atrás y te quedas de piedra. La escuela se ha convertido en un parque temático donde todo son celebraciones, que naturalmente se justifican en las programaciones y los contenidos transversales y toda esa parranda dictaminada por pedagogos que nunca han pisado un patio de escuela.

Los epítetos de estos menores son cada día más malsonantes y saltan en clase como una pelota que rebota de una pared a otra. Y claro paramos la clase y educamos para que otros deseduquen nada más salgan al patio. O cuando vean a sus señorías del Congreso lanzarse puyas con palabras malsonantes.

Lo cierto es que apuesto por la educación y el saber, que si ocupa lugar, ya lo creo. Es el único que te hace ser persona a lo largo de tu vida y que te llevará a tomar las decisiones adecuadas cuando sea preciso
.
Pero hemos estado experimentando con gaseosa en muchos de nuestros avances pedagógicos de la última moda. Parece que seguimos las huellas del Corte Inglés, y vestimos según las modas punteras de los investigadores, que siguen sin pisar las escuelas y dictaminan desde sus cátedras. Confío que el pacto de educación lleve a apostar por un consenso donde no se vuelva a jugar con generaciones enteras que nos aturden cuando escriben por las redes, por la cantidad de faltas de ortografía y la volatilidad del pensamiento abducido por los mass media.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Cristianofobia el nuevo sarpullido primaveral

Ya estamos en primavera, florece el vergel del Turia. mi flor de Pascua está dando por vez primera hojas rojas. Y ante el prodigio de la naturaleza, llegan los acosos laicistas como un sarpullido de la estación entrante. Es casi un rito de los idus de marzo, ahora se reclama la titularidad de los inmuebles de la Iglesia en Zaragoza, también se propuso suprimir la misa en TV2. Además tuvimos unas cuantas pintadas en la Basílica de la Virgen de los Desamparados que demostraban una peculiar “cristianofobia”. Y de eso vengo a hablar.

Existe un indiscutible cambio de época con generaciones enteras de escasa cultura religiosa, suelen desconocer los principales méritos del cristianismo: a saber que expandió la cultura en monasterios y universidades, que se preocupó de la enseñanza y la salud de los más desfavorecidos, aquellos que no pertenecían a la aristocracia ni a la burguesía. Pobres de solemnidad a quienes incluso se les proveía de alimento diario.

Desconocen que parte de los derechos ciudadanos, están en el Evangelio como deberes programáticos. Es decir que somos conscientes de que el amor fraterno es la máxima universal para la concordia de pueblos y familias. Es evidente que cuando existe una leyenda negra esta se expande por las redes con soflamas que debieran ser delito contra la libertad religiosa y de culto. Pero estamos en tiempos del totalitarismo del pensamiento débil, de la industria manipulada para fomentar la promiscuidad y la ideología de género. Estamos en tiempos donde la libertad y el libertinaje no tienen fronteras delimitadas en esas mentes de jóvenes adolescentes capaces de cualquier proeza para sentirse adultos.

Pronto se hablará de la declaración de la renta y la cruz a favor de la Iglesia, un referéndum libre que manifiesta la voluntad popular, de pagar a favor de las obras religiosas que se expanden por el territorio español. Se continuará confundiendo al pueblo entre laicidad y laicismo.

Y nuestros queridos monseñores de la Conferencia Episcopal tendrán que volver a negociar con los partidos más radicales, dispuestos a pactos que vulneran libertades expresadas en los artículos de la Constitución de 1978. Mucho se ha escrito sobre la nueva formación de la CEE, el tándem: Blázquez- Cañizares, fue excelente en las negociaciones durante el gobierno de Zapatero, el más radical de todos los gobiernos socialistas, el ideólogo del socialismo de salón y de leyes sociales que afectaban a la ingeniería social.

En esta legislatura, volveremos a ver enfrentamientos por los mismos puntos que se llevan discutiendo durante toda la transición. Y no cabe duda que el PP en su trinchera apuesta por admitir toda la ingeniería social, para no caer bajo el peso de ser los defensores de la democracia cristiana. Se han lavado tanto la cara, que no les queda principio que defender, salvo los económicos que afectan a sus bolsillos y a los del resto del pueblo.

Los casos de corrupción son un escándalo social de dimensiones sin parangón, se constriñen los derechos de los más débiles y se legisla sin ecuanimidad. Hoy más que nunca el poder legislativo, ejecutivo, y judicial debería estar definido por su independencia y profesionalidad. En caso contrario, las injusticias seguirán siendo portadas de todos los medios de comunicación. Y el recurso fácil del enfrentamiento entre hermanos se favorecerá como medio de dispersar las verdaderas razones de tanto dislate.

Pongámonos en las manos de San José, en su día litúrgico, para que dispongamos de su misma discreción y sabiduría con objeto de cumplir la voluntad de Dios.

Publicado en Pensamientos | Deja un comentario

Fallas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Cuando llegan las Fallas estamos a un paso de la primavera, algo que se hace notar en el atuendo típico de los trajes huertanos, el colorido nos recuerda los campos floridos y la alegría de la música nos lleva a vivir la fiesta en la calle. Quien no conoce Valencia o sus alrededores en estas fechas, no puede imaginar la cantidad de gente que se aglomera por todos los rincones de la ciudad.

Quienes de verdad viven estas fiestas son los falleros y falleras, con una pasión enamorada de su falla, de su casal, de su comisión que trabaja con denuedo todo el año organizando actos y rifas para conseguir el importe suficiente que elevará los ninots en una hoguera consumiendo toda la crítica puesta en el asador durante estas fechas.

Hay dos puntales fundamentales que nadie puede obviar: la devoción a San José, artesano, puesto en un lugar discreto en la vida de Jesús, pero presente en su formación como persona. Y la pasión por la Mare de Déu del Desamparats, que aglutinará durante dos tardes seguidas el desfile por todo el centro de Valencia hasta la imagen de la virgen que se reviste de flores.

Los vestidores de la virgen llevan 30 años como voluntarios en este oficio de construir el manto de la Mare de Déu. Y los falleros y falleras llevan su voluntariado durante todo el año con un plus de dedicación en estos dos días finales antes de San José.

El olor a la pólvora y a los buñuelos y el chocolate, se mezclan con las típicas tapas de los bares abiertos en grandes terrazas por toda Valencia. Es una explosión de color, ritmo, poesía gustativa y algunos inconvenientes, que no voy a nombrar. Porque lo que me gusta destacar es ese esfuerzo continuo de dedicación que cada fallero suda cada día, para que la fiesta siga en vigor. Unas Fallas convertidas este año en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Unas fallas que cuando caen envueltas en glebas de fuego, están ya diseñando el futuro entramado de las del año siguiente.

Es sabido que la religiosidad se vive de manera particular en estos falleros y falleras que acuden a todos los actos con pleno convencimiento. Y tal vez sea éste el único del año que les lleva a venerar un sentimiento espiritual apagado que se enciende con fervor en estas fechas.

No nos importa que las autoridades dejen vacío el banquillo en la misa de San José, están dispuestos a seguir con la fiesta, aunque su laicismo trasnochado se ejerza con libertad.

Sin embargo, cuando el sonido de las campanas quiso ser silenciado por el Consistorio, la mayor parte de falleros y falleras se sintieron agraviados en lo más hondo de su fibra. Porque para ellos el volteo de las campanas suena a fiesta, suena a fallas. Y el ruido es un componente básico en nuestra tierra. Que con los castillos y mascletás ha hecho obras musicales impresionantes, obras visuales inimaginables.

Vivamos las fallas con los inconvenientes de calles cortadas y ruidos a todas horas, son tres días de poco dormir y mucho disfrutar.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El sueño de la felicidad

Siempre se ha dicho que no es más feliz el que más tiene, sino aquel que sabe valorar lo que posee. Por otra parte en una vida llena de tensiones de toda índole, la felicidad es un estado de paz interior al que en muchas ocasiones le asaltan las preocupaciones y los problemas que, sin embargo, no consiguen perturbar más de lo razonable.

Ser feliz por tanto, es una opción y la religión tiene un componente catártico en este sentido. Porque nos envuelve la esperanza, porque nos acerca a los demás, y porque es una larga travesía para aprender a amar sin egoísmos.

Y la vida es también un largo aprendizaje del que vamos sacando experiencias que nos enfrentan a nuestras zonas oscuras. Llegan las crisis y con ellas la posibilidad de superarlas. El camino es sinuoso, porque no somos clones, cada uno lleva su historia en la mochila personal y carga con ella toda su vida.

A medida que pasan los años, vemos el pasado como un largo túnel por el que hemos ido circulando y eligiendo situaciones, decidiendo ante conflictos, superando dificultades. No obstante, la oración y los sacramentos son grandes catalizadores de bienestar interior. No en vano se nos envía a ir en paz, nos deseamos la paz y oramos por todos para que existan los dos tipos de paz, la de ausencia de guerras, y la de aceptación de problemas sin ser vapuleados por ellos.

Cuando llega la enfermedad, es el mejor momento para ofrecer la propia debilidad por los demás, para su bienestar. Si algo tiene el sufrimiento físico o psíquico, es que nos acerca al crucificado. Nos hace sentir en sintonía con la oración de Getsemaní, con el pavor ante el sufrimiento.

Pero no está en nuestras manos, nada más que un abandono pasivo a la voluntad de Dios. Si hemos de pasar por el mal trago del dolor, que al menos este sea ofrecido. Y si hemos de sentirnos inútiles en nuestra enfermedad, que también sea esta la ocasión para donarse.

Estar despiertos y vigilantes sobre nuestros propios sentimientos y deseos es hoy más difícil que nunca, con las nuevas tecnologías que absorben el tiempo que otras ocasiones dedicábamos a una puesta de sol, a un paisaje en el horizonte, a la contemplación de las mismas personas yendo o viniendo.

Por eso guardar tiempo para entrar en nuestro interior es ya una necesidad imperiosa. Y eso no significa rechazar las tecnologías, que nos permiten llevar el evangelio u otras lecturas a mano, de manera que entramos en una dinámica donde lo que importa es conectar con el interior, bien sea por meditación o por oración mental o vocal.

¿Y esto puede dar felicidad?. En la medida que nos vaciamos un poco de nosotros mismos, vamos encontrando el equilibrio interior. Pero siempre tenemos la presencia de Alguien que va junto a nosotros. Esto es muy importante, porque rompe con el zen o con cualquier otro método de meditación.

En esta Cuaresma apostamos por dar un poco más de nuestro tiempo al Señor, de guardar momentos puntuales para el encuentro. Y desde luego hay etapas donde la sequedad predomina pero entonces la oración vocal de una frase como un mantra puede ser nuestra compañía a lo largo de todo el día.

Publicado en Pensamientos, Sin categoría | Deja un comentario

Quieren suprimir la Misa en la TV2

La propuesta de un grupo parlamentario para retirar la misa de la Televisión pública, ha sido un golpe más hacia la religión católica de quienes confunden lo público con el laicismo más casposo.

Que parte del dinero de todos se haga cargo de una emisión religiosa, cuando estamos en un país que respeta la libertad de creencias, debería llevarnos a valorar que los enfermos y gentes que no pueden salir de casa tengan esa conexión de la Misa los domingos. Por otra parte se emite en la segunda cadena, cuyos programas son siempre especializados y abiertos a todos.

Si nos dejaran opinar libremente cuántos son aquellos que quieren suprimir la misa de la TV2, la mayoría se mostraría conforme con esa emisión. No ofende a nadie porque es un acto religioso. Yo he visto emisiones de programas con dinero público que si ofendían las creencias de parte de los españoles. Sin embargo, no se ha cuestionado su programación.

La televisión pública debe ser plural y abierta a todos. Por eso hay más motivos para defender la emisión de la Misa los domingos. Algunos pretenden medir las cuotas de conexión y juzgar por ellas lo que se programa. Ese error lo tienen todas las televisiones privadas y ha llevado a límites de bazofia las programaciones. Salvando honrosas excepciones, que siempre las hay. Los programas minoritarios, forman parte del acervo cultural de este país, sea la música clásica o la Misa.

Yo soy una defensora de esos programas punteros y minoritarios. Y he tenido familiares impedidos durante largos años que presenciaban la misa en TV2. Debería existir mayor sentido de sensibilidad. Y corto aquí, porque voy a conectar el ordenador a TV2. Hoy necesito asistir a esa misa para que algunos sepan por la cuota de audiencia que los católicos manifestamos nuestro sentir en carne viva.

Os invito a conectaros a todos a las 10’30, quien no lo pueda hacer, le propongo que la conexión la haga con posterioridad, porque en el canal de RTVE se pueden visualizar programas a la carta.

Os animo a colaborar en esta causa y hacer que sea conocida por todos los ciudadanos. Ellos también saben opinar y estoy por asegurar que no iban a suprimir esa emisión.

Publicado en Sociedad | Deja un comentario

Luego vinieron a por mí. Y ya no quedaba nadie para defenderme

Quiero alejarme de la política y las ideologías en este retiro cuaresmal, pero cuanto más trato de obviar lo que se realiza en esta piel de toro, encuentro que el silencio de los católicos nos hace cómplices del dominio ideológico predominante. Ya sé que no son fáciles las soluciones, que el diálogo conlleva mucha paciencia y realizar gestiones a largo plazo. Pero mientras, el sentido común nos dice que pocos, muy pocos salen a la palestra para defender nuestras raíces cristianas. Nos queda la oración y el silencio y salir a la calle sabiendo que vamos a ser sacrificados por nuestras ideas.

Oigo con pavor que todo es misericordia y acogida, que todo es amor y comprensión, que todo es aceptar al diferente con respeto. Y que no debemos crear conflictos, sino aceptar pasivamente las leyes que van a cortocircuitar la libertad de enseñanza y la libertad religiosa.

Me temo que hay pastores timoratos, que olvidan defender lo más elemental, que es evitar el escándalo de la pasividad imperante en la Curia sobre este y otros temas. Algunos viven atrincherados en sus palacios de cristal. Por eso oímos en demasía declaraciones que confunden a la grey.

Son pastores de rebaños que quieren confraternizar con el mundo. Olvidan que eso es imposible, que el mundo está contrapuesto a la Verdad del Evangelio. Cierto que debemos tener misericordia con el pecador, pero también hay que hablar contra los errores fatídicos que nos llevan a todos al sumidero. Y denunciar el pecado.

No queremos abrir trincheras, queremos una transición como la del pasado siglo, donde la Iglesia colabore en el cambio social. Señores, despierten, eso no es posible. La Iglesia está en la frontera de todas las necesidades, pero si no levanta la voz contra el pecado, está haciendo caso omiso a su deber. Esa es la principal obra de misericordia, la denuncia clara y abierta del fiasco de nuestra sociedad corrompida hasta la médula.

Y la denuncia clara de que estamos en una guerra de facto, donde hay que situarse o caer en el lado equivocado. No sería la primera vez que los obispos desde sus púlpitos equivocan el sentido de su misión. Pero cuanto reprochar a HAZTE OIR, pidiendo evitar la confrontación y las manifestaciones pro vida o pro derecho a la libertad de expresión, nos dejan en las manos del lobo.

Así con ese diálogo de componendas han ido dejando que la religión en la escuela vaya a desaparecer en breve, aunque esté defendida en la Constitución. Lo crean o no los Acuerdos Iglesia Estado del 79 están a un paso de irse al garete. Falta sólo un paso y al parecer están muy cerca de darlo. Porque aunque los monseñores no lo crean el PP no es un partido democristiano, sino el partido en el poder dispuesto a cualquier acuerdo, por la sencilla razón de que ya han roto todos los principios que les sustentaban.

Los partidos de izquierda están a favor de los necesitados, en una especie de osmosis mental que diluye todo en el relativismo moral y a partir de ahí la inquina hacia la Iglesia queda puesta de manifiesto desde la misma tribuna del parlamento.

De manera que vamos directos a la disolución de los conciertos y a la imposición de la ideología de género. No ver esto, es como no comprender que el aborto pasó a despenalizarse en tres supuestos y hoy es un derecho, sin el más mínimo respeto por los derechos del ser más débil, el no nacido.

Seguimos la senda de cambiar la sociedad con el convencimiento que debemos cambiarnos a nosotros mismos antes, sin embargo no olvidemos que la Palabra ilumina la historia. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán. Juan 15:20.Habría que tenerlo claro como en el poema:

Primero fueron a por los comunistas
pero como yo no era comunista, no hice caso.
Luego fueron a por los judíos,
pero como yo no era judío, no hice caso.
Después fueron a por los sindicalistas,
pero como yo no era sindicalista, no hice caso.
Luego vinieron a por mí.
Y ya no quedaba nadie para defenderme.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario