La conversión al catolicismo de Ángela Merkel

La conversión de Ángela Merkel me tiene conmovida. Que una luterana recorra el Camino de Santiago con su amigo Rajoy hasta llegar a dar un abrazo al Apóstol, quedará para la historia como fiel reflejo de lo que son capaces de hacer los políticos por vender una imagen y un mensaje falso. Que un obispo se preste a ser utilizado por los políticos, no es bueno para la fe. Y no lo es porque estamos con millones de parados y una economía que nadie termina de entender.

Ha quedado claro que las recetas aplicadas aquí, le están fallado en su país a la káiser de Europa, con un crecimiento inferior al de España, manifestado en esas estadísticas que nos dejan pasmados y que algunos interpretan como que esto no tiene fin. Que se van a seguir escenificando recortes unas veces en del lado del norte y en otras en el maltratado sur de Europa. Dejen que les diga que siento vergüenza ajena. Que ya no me fio del proyecto Europeo, porque se supone que su economía común iba a tener un peso, que todos llevamos años contemplado que no tiene.

Y sigo pensando que no lo consiguen precisamente porque abandonaron el ideario del que surgió la Unión Europea. Un ideario con raíces cristianas. Que como se puede observar en manos de estos políticos, sirven igual para un roto que para un descosido. No quisieron que entrara en la Constitución Europea la palabra cristianismo, creando un cultivo laicista en la Constitución Europea. Se mantuvo el debate con muchos líderes. Y finalmente ganó la plutocracia frente al derecho de los ciudadanos, a quienes les convocan a las urnas para mantener esa Constitución capaz de hipotecar países y dejar abandonados a miles de ciudadanos.

A la guerra económica no le importan los daños colaterales en lo que se vino a llamar estado de bienestar. Sino que más bien parecen decididos de demoler el mismo. No sé si siguen al dictado teorías económicas de EEUU. Lo que parece ser es que no son capaces de reaccionar ante la crisis más contundente y representativa de que el modelo capitalista ha hecho implosión y sólo puede regenerarse buscando una economía del bien común. Pero como buena luterana la Sra. Merkel sabe que los príncipes de este mundo, los que se han convertido en oligarquía política al servicio de los propios intereses financieros, tienen que estar debidamente pagados para mantener este estado lamentable en el que nos vemos obligados a vivir desde hace años.

De ahí la premura de hacerse una foto epatante, que manifieste lo bien que le ha ido a Rajoy con las cláusulas draconianas que le dictó la Unión Europea, para remontar la crisis. Y a todo esto qué hace la imagen de Santiago Apóstol, qué hace esa escenificación del Camino de Santiago entre los dos Estadistas. Como si estuviésemos asistiendo a una conversión divina que nos va a llevar a remontar la cuesta. Mi opinión personal es que decididamente Ángela Merkel nos muestra en un guiño cómico nuestro futuro: turismo, queridos, mucho turismo. De eso tendréis que subsistir mientras la industria queda en manos privilegiadas. Una buena manera de comprar barato las voluntades de nuestros gobernantes.

Recuerdan ustedes aquello que dijo Felipe González al inicio de su mandato: Fomentaremos la investigación y el desarrollo industrial. Je, je. Ya lo vemos. Sucesivas alternancias en el poder de estos dos grandes partidos PSOE Y PP, han fomentado la privatización de empresas solventes, situándose los ministros cesados como consejeros de las mismas. Y siguen aumentando la bola de nieve que rueda cuesta abajo.

Bueno, pues que el Apóstol Santiago interceda en España. Los cristianos creemos en los milagros, rezaremos para que la paz social se mantenga tranquila frente a todos los desalmados.

Publicado en Política | Etiquetado | 1 comentario

Sanar los males del alma

A lo largo de la existencia el corazón puede ser herido de mil modos diferentes. Heridas de infancia, heridas de adolescencia, heridas de juventud, heridas de madurez y heridas de vejez. Lo más profundo de nuestra interioridad se desgarra por aquellos con quienes convivimos o vamos conociendo y que en algún momento nos han hecho daño. Afortunadamente con algunos crecemos como personas, porque nos ayudan a levantarnos cuando caemos, cuando tropezamos, cuando no somos capaces de dar un paso más. Pero a su lado encontramos también aquellos que dejan una huella dolorosa que solo el perdón y la gracia pueden sanar. Quien no goza de ese don vivirá con resentimiento permanente, pero el perdón no significa mantenerse en una situación pasiva. Y el resentimiento a veces puede durar aunque exista el perdón. Porque hay emociones que brotan sin que podamos controlarlas.

Curarnos esas heridas precisa de mucha paciencia y confianza en el Señor. Porque nos han dejado hecho jirones el órgano más profundo de nuestra interioridad. Esas heridas reviven como fantasmas en algunos periodos. En otros la vida misma se ocupa de distraernos para no entrar en un terreno doloroso. Pero el terapeuta experto en esos males siempre nos llevará a enfrentarnos con ellas, para que seamos capaces de perdonar en profundidad. Y ese terapeuta tiene el rostro de Jesús. El camino hacia la interioridad siempre nos enfrenta con aquello que a veces intentamos evitar, también a nuestros miedos e inseguridades.

El Evangelio está lleno de escenas que no son otra cosa que un encuentro para descubrir una nueva realidad que nos sorprende. Y en ella hallamos la mano tendida, la comprensión y la misericordia de Jesús como respuesta. Por otra parte el mismo Papa Francisco confiesa tener sus propias neuras. Con esa frescura de estilo típico argentino, país donde el psicoanálisis tiene un fuerte arraigo .Y se lo toma con humor. Y es que todos somos el resultado de múltiples factores y circunstancias concretas. Cada uno arrastra tras de sí las huellas de su propia travesía. De manera que una suele utilizar una oración de súplica conocida: Señor, dame fuerzas para poder cambiar lo que deba cambiar y, para aceptar aquello que deba aceptar. Y bendice a quien me ha ofendido. ¡Qué psicología la de Jesús de Nazaret que al enseñarnos a orar nos invita a perdonar.!

Pero a veces tenemos que alejarnos de situaciones o personas que son capaces de enfermar a cualquiera. Se trata de una mera cuestión de supervivencia. Alejarse de lo negativo para acoger todo lo positivo y bueno que hay a nuestro alrededor. No es una huida irresponsable, sino una decisión meditada y llevada a la oración. Y es que la capacidad de aguante no depende exclusivamente de nosotros. El cuerpo acusa la fatiga, se altera el organismo y hasta puede enfermar el espíritu.

El hermoso poema de Santa Teresa de Jesús. Es un canto de gracia en tiempo de adversidad y vale la pena meditar sobre el mismo. No niega los problemas, tan sólo confía porque sabe que incluso del mal puede el Señor sacar un bien mayor.

Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda.
La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta.
Eleva el pensamiento,
Al cielo sube,
Por nada te acongojes,
Nada te turbe.
A Jesucristo sigue
Con pecho grande,
Y, venga lo que venga,
Nada te espante.
¿Ves la gloria del mundo
Es gloria vana;
Nada tiene de estable,
Todo se pasa.
Aspira a lo celeste,
Que siempre dura;
Fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.
Ámala cual merece
Bondad inmensa;
Pero no hay amor fino
Sin la paciencia.
Confianza y fe viva
Mantenga el alma,
Que quien cree y espera
Todo lo alcanza.
Del infierno acosado
Aunque se viere,
Burlará sus furores
Quien a Dios tiene.
Vénganle desamparos,
Cruces, desgracias;
Siendo Dios su tesoro,
Nada le falta.
Id, pues, bienes del mundo;
Id, dichas vanas;
Aunque todo lo pierda,
Sólo Dios basta.

Mal lo debía estar pasando la Santa. Y sin embargo no se cierra en la amargura sino que reafirma su única meta, su único afán que es mantenerse unida a Dios. Lo demás, ya no le importa. “Sólo Dios basta”. Ojalá también nosotros podamos vivir con esa paz de Espíritu. Aunque atravesemos valles tenebrosos y túneles oscuros.

Hay una anécdota sobre San Juan XXIII. La cuento como la recuerdo, al parecer al inicio de su pontificado le acuciaban las preocupaciones diarias hasta impedir sus horas nocturnas de reposo. Finalmente un buen día tras presentar al Señor su congoja, comprendió que no debía preocuparse. Lo suyo era hacer lo que buenamente pudiera, porque en definitiva quien guía a la Iglesia es El Espíritu Santo. El Papa Francisco con sus neuras parece que ha comprendido lo mismo. El cardenal Bergoglio tenía un rictus diferente en su rostro, al que ahora muestra el Papa Francisco. Que en su sabiduría inició su andadura pidiendo oraciones.

Confiemos por tanto que todo corazón agrietado puede recomponerse y ser capaz de trasformar el rictus de amargura por la sonrisa confiada de quien se sabe en buenas manos. Para eso están las oraciones de los fieles y la comunión de los santos.

Publicado en Religión | Etiquetado , | Deja un comentario

El misterio de la fe

Un recorrido por los titulares del viaje del Papa a Corea del Sur parecen confluir en la misma dirección. El Papa está contento de beatificar a unos laicos que recibieron la fe a través de la Palabra. No había sacerdotes, ni religiosos que les instruyeran. Tan sólo contaban con los relatos escritos por otros. Pero a través de esos relatos surgió una fe sobrenatural que les llevó a formar una verdadera comunidad cristiana, como en los primeros tiempos, compartiendo entre ellos todo lo que tenían. Y además supieron testimoniar el don de Dios hasta dar su sangre en el martirio.

Y si hay algo que define a la Iglesia es precisamente su universalidad. Está dispuesta a recorrer el mundo para transformarlo a los valores del Reino. El evangelio de este domingo te impacta. Mateo (15,21-28) Jesús no parece actuar como suele. Rechaza las súplicas de una cananea porque no forma parte de los hijos de Israel. Y la mujer insiste con una fe mayor que la de los propios discípulos. Le reconoce como Hijo de David, le suplica la curación de su hija. Y hace exclamar al Señor: ¡Mujer, que grande es tu fe!. Hay que recordar que está en tierras paganas para un israelita y que se había encaminado hacia Tiro y Sidón cansado de la dureza de corazón de escribas y fariseos.

Hoy en la Iglesia se da la misma paradoja. Las comunidades que crecen se encuentran en países de otros continentes. Europa y América del Sur tienen estadisticamente más católicos. Pero sus comunidades van perdiendo pujanza. Especialmente en Europa. En el continente con raíces cristianas, el abandono de la práctica religiosa es aplastante. Y en cambio en Asía, con una la población mayoritaria no católica, va paulatinamente creciendo la fe en Cristo y paso a paso se consolidan comunidades activas donde la práctica de la Eucaristía es la mesa común que reúne a los hermanos.

Todos afirman que el Evangelio de este domingo nos enseña dos cosas esenciales. Que se puede encontrar mucha más fe en quienes aparentemente no pertenecen a las comunidades parroquiales. Y que esa fe les hace orar con la súplica decisiva que apela a la misericordia: ¡Señor, socórreme!. En tiempos donde algunos cuestionan el valor de la oración a favor de un activismo frenético hacia los más necesitados. El Papa Francisco vuelve a recordar que la Iglesia no es una ONG. La caridad proviene del corazón de la oración que transforma todo a su alrededor. Porque además no podemos ocuparnos de alimentar exclusivamente el hambre del mundo, o de denunciar las injusticias de los poderosos. Si a su vez no permanecemos unidos a la oración de súplica capaz de mover montañas. Y atender a su vez el hambre y la sed de Dios que está apagada por las luces de la mundanidad.

Me da miedo esa gente que protesta contra la Iglesia porque quiere que denuncie la injusticias como si fuera un partido político. Esa gente que oculta el bien de tantos hermanos y denuncia el silencio de los obispos, como si tuvieran línea directa con las pastorales de todas las diócesis. Miedo a crear desde el mismo seno de la Iglesia idénticas falacias que en el pasado llenaron de odio y rencor hacia la Iglesia a tantos españoles. Miedo de esos creyentes que quieren trasformar el mundo produciendo enfrentamientos sociales. Miedo de quienes etiquetan a los suyos y excluyen al otro porque no coincide con su pensamiento. Hay desde dentro de la misma Iglesia una guerra permanente por dejar en mal lugar a la Iglesia institución. Y un revolotear de calumnias que el Papa se apresura a señalar como malignas. En ningún momento Jesús se opuso al opresor tirano de su pueblo. No fue un zelote que luchaba contra los romanos. Y sin embargo predicó un modo de convivencia basada en la fraternidad. Creo que es más difícil cambiar por dentro que cambiar el mundo. Y la cuestión del enfoque no es baladí, porque enseñar a tender puentes y diálogos, cuesta más que lanzar consignas revolucionarias y provocar incendios que arrasan con todo.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

La Iglesia y su música. La fe y el mundo

Un video de Mocedades nos lleva a tener un debate en las redes. Por ahí entró en aire luciferino en la Iglesia, proclaman algunos. Y es que si somos sinceros los ritmos modernos que se tocaban en algunas décadas, capaces de adaptar la música secular a la iglesia no sirvieron para mucho. Se cantaban con las voces juveniles pletóricos de alegría, pero luego el compromiso con la Iglesia desaparecía al poco de ser confirmados. Los Consejos Pastorales de multitud de iglesias siguen preocupándose de que no consiguen atraer a los jóvenes.

Pues bien, mi opinión es que poco o nada tiene que ver la música, que renovada con guitarras y bongos eleva las voces al aire en las eucaristías juveniles. Hay canciones hermosísimas y compositores que nos han acompañado a lo largo de nuestra vida. La música es un componente activo en las eucaristías. Pero no puede ser exclusivamente ese componente el que forme futuros cristianos.

La base de todo se trata como siempre del encuentro personal de Tú a tú entre Dios y la persona. Si esto no se consigue, el resto sobra. Me consta que la pastoral juvenil es un caladero que parece tener las redes rotas. Y sigo pensando que enseñar a orar es el camino más recto para el encuentro profundo entre Dios y el hombre. Los diversos encuentros deben tener siempre como objetivo trasmitir la fe y revitalizarla.

Hay una cultura completamente pagana en la música actual que rueda por los ondas de radio y también en los programas de entretenimiento de las cadenas de televisión e incluso en la filmografía. La lucha por ocupar esos espacios la llevan a cabo alguno héroes de nuestro tiempo. Y me parece que no debemos subestimar su trabajo. El mundo, el demonio y la carne son los enemigos del alma, nos repetían machaconamente. Y vemos que cuando se da la espalda a Dios el ser va despojándose de su humanidad hasta convertirse en un depredador capaz de cualquier cosa.

Gracias a Dios tenemos muchísima gente que ha hecho de su vida un compromiso para orar por todos nosotros. Algunos consideran que esto no evita el hambre, las injusticias o las guerras. Tal vez no han leído bien el Evangelio porque está profetizado que será así hasta el final de los tiempos. Y tampoco debemos olvidar que nosotros sólo somos meros instrumentos en las manos del Señor. Nadie puede creer que es su capacidad la que consigue vocaciones o jóvenes que llenen las Iglesias. Eso sería vanagloria. Siempre es el Señor quien actúa. Aunque está claro que el ejemplo que podamos dar a los demás será mucho más efectivo que cualquier discurso.

Pero si tampoco se hace el discurso, nada se consigue. Y los ejemplos van en esa dirección. Y todos los Papas han coincidido en ello. Y los santos de tiempos pasados como los que pueda haber contemporáneos, siguen ese camino. Si la mente se embota con las cosas del mundo y no encuentra tiempo para Dios. Es difícil que persevere en la fe. Porque lo primero que debemos tener claro es que nuestro objetivo principal no consiste en encontrar un trabajo excelente, o la media naranja. Lo principal para el creyente es mantenerse unido a Dios y cumplir su voluntad. Tal vez sea ésta la principal cuestión. El primer mandamiento es amarás a Dios sobre todas las cosas y a continuación se nos implica con el mundo: y a los demás como a ti mismo, dirá Jesús.

Pero durante mucho tiempo la Iglesia que siempre se ha ocupado de los pobres y que hace un excelente trabajo con los más desfavorecidos del mundo, pecó en inculcar la solidaridad y el compromiso y tal vez nos fuimos al otro extremo. Hay miles de cristianos voluntarios y misioneros en todas las partes del globo y a muchos se les ha olvidado llevar la fe a los demás. El resultado está a la vista. Cada día las iglesias se encuentran más vacías. O las sectas protestantes arrasan lo sembrado.

Y es que no se trata de ser una ONG más. Se trata, como siempre, de llevar a Dios a quién no lo conoce. Y hay en la actualidad movimientos nuevos que gracias a la importancia que ofrecen a lo espiritual consiguen llenar conventos y seminarios. Mientras que colegios regidos por órdenes religiosas centenarias no llegan a alcanzar el relevo generacional suficiente. Iesu Communio o Los Siervos del Hogar de la Madre, parecen romper el esquema al que nos habíamos acostumbrado. Dejo el enlace de dos videos y seguiremos reflexionando sobre ello.


Publicado en Religión | Etiquetado | Deja un comentario

Robin Williams versus Miguel Pajares

Las portadas de los medios se han puesto fúnebres este verano. Guerras, dolor, muerte. Y ahora caen dos excelentes personas, si bien con muy diferente trayectoria. El sacerdote y misionero Miguel Pajares, ha conseguido que el mundo despertase ante un virus que asola el continente Africano. Su repatriación no ha sido en vano, porque la providencia ha hecho posible que gracias a su caso la comunidad internacional envíe ayuda y medios a los misioneros. Son decenas de muertes en varios países de ese continente golpeado también por las guerras y el dolor.

Miguel Pajares dio lo mejor de sí mismo, tal vez siendo consciente de que al pedir su repatriación se daría a conocer la situación en la que se encuentran estos países. De manera que merece un homenaje por su valentía y su coraje. Y al mismo tiempo hace visibles a esos misioneros que con apenas agua oxigenada y tiritas, tienen que asumir que ayudando a los demás ellos serán las próximas víctimas.

Y resultó bochornoso asistir al debate público sobre el coste de su repatriación, especialmente cuando nadie discute que la guardia civil se suba al pico de una montaña para rescatar a quien se aventura arriesgando su vida y poniendo en peligro la de los demás. Más bochornoso todavía saber que nadie pregunta el precio que paga un gobierno por el rescate de secuestrados en determinados puntos del globo. Y especialmente lamentable que se cuenten los euros de una repatriación que ha hecho visible una plaga en el continente africano. Pero así de mezquinos podemos llegar a ser.

El otro caso lamentable es el del actor Robin Williams, no voy a recordar su filmografía, extensa y variadísima. Pero si mencionaré su gran versatilidad y excelente sentido del humor. Que supo dotar a sus personajes de una característica especial. Al decir de quienes le conocían era un ser entrañable. Y también vulnerable a esa maldición que rodea a las estrellas de Hollywood, la droga y el alcohol. Algo frente a lo que supo luchar, pero al parecer ahora arrastraba otro mal, el de la sociedad occidental: la depresión.

Se considera a ésta una de las enfermedades más comunes de nuestra sociedad, cerca del 25% de la población la padece. Y no hay un motivo específico y concreto para sufrir su envite. En algunos caso obedece al stress que comienza generando ansiedad y afecta a dos neurotransmisores importantísimos para el equilibrio personal: la serotonina y las catecolaminas. Por descontado no sólo el apoyo familiar y laboral es importante, sino que hay necesidad de recurrir a los fármacos.

El resultado es que un hombre vitalista como Robin Williams, capaz de un sentido del humor delicioso al decir de quienes le conocían, nos muestre el lado tenebroso de esas vidas llenas de éxito, que parecen tenerlo todo y sin embargo precisamente por ello son muy vulnerables, dada la presión mediática a la que se exponen. Al orden de vida que llevan con desplazamientos y homenajes, que se convierten también en su peor enemigo. No debe haber algo más atroz para un actor que perder el favor del público o de quienes ofrecen papeles. Aunque éste no fuera el caso, porque creo que hay dos películas suyas todavía sin estrenar.

Estamos comparando dos vidas completamente opuestas, pero ambas tienen algo en común. El misionero Miguel Pajares podía haber muerto en África, como tantos otros que ya han fallecido y pasar inadvertido a la sociedad. Sin embargo su entrega y su dedicación a los demás se hizo pública, logrando hacer visible al mundo el sufrimiento de miles de personas.

Para Robin Williams la fama y el éxito, en cambio, pudieron ser el detonante de su precipitado óbito. Nos lega sus interpretaciones geniales. Y si no se cambian los rumores, sería una nueva víctima del mal de Hollywood.

Elevo mi ruego al Señor por ambos. Porque los dos ofrecieron al mundo sus talentos personales. Pero me quedo más cerca de Miguel Pajares que me recuerda la muerte de seres dotados de un altruismo y una generosidad que les lleva a dar la vida por los demás. Y que cuando son portada de los medios, casi siempre es debido al sufrimiento de quienes han ido a auxiliar.

Publicado en Actualidad | Etiquetado | 4 comentarios

Los señores de la guerra y la desinformación de los medios

No sé el argot periodístico para dejar que un conflicto pase a ser secundario y otro tome el relevo en primer plano. Lo que sí tengo claro es que en este siglo XXI al menos unos cuantos de ellos tienen origen en sus recursos energéticos. De manera que me he permitido recurrir a google ese “sabelotodo” y miren por dónde Ucrania tiene en su territorio los principales gasoductos que suministran energía a la Unión Europea. Y me he quedado helada, sospechando que bajo el torbellino Ucraniano se está llevando a cabo una guerra económica entre potencias.

Algunas fuentes aseguran que los intereses de determinadas multinacionales de EEUU están haciendo negocio con esta sucia guerra. Se trata en definitiva de lo de siempre de mantener el control estratégico de los principales recursos energéticos para seguir siendo la principal potencia del mundo. La cuestión es que esa guerra se manipula, como todas, en los medios. Y ni les cuento lo que se cuece en las redes sociales. Invento curioso que tiene como principal objetivo desinformar, antes que informar. Y para algunos cretinos, liberar adrenalina con la mala bilis tomando como diana lo que sea.

Pero basta abrir un poco los ojos y los oídos para darnos cuenta de que estamos viviendo un cambio de era. Donde muchos conflictos tienen detrás un frio cálculo de intereses económicos. África es una buena muestra, con el mineral codiciado para nuestros smartphone, el clotán, cuyas minas son campos de esclavitud de niños que se escurren por túneles apestosos para extraer el codicioso material. Les dejo los puntos calientes del continente Africano, que además guarda minerales tan codiciados como el diamante. Observen los mapas del Congo y Sierra Leona. El Congo está en guerra desde 1.998. En Sierra Leona el inicio comenzó en 1.991 y llegó a filmarse una película “Diamantes de sangre”.

No voy a entrar en más detalles porque terminaríamos haciendo un análisis que no están realizando los medios de comunicación. Nos amargan las comidas y cenas con telediarios llenos de un baño de sangre. Eso no es información, sino manipulación interesada que casi siempre esconde la verdad bajo una cortina difusa de largos intereses económicos. El pueblo podría sublevarse si sospechara que algunos se dedican a provocar conflictos para llenar sus bolsillos. Y si, efectivamente, hay muchos conflictos cuyos intereses económicos son tan importantes que no se les pone fin porque todavía no han ganado suficiente “los señores de la guerra”.

Ahora mismo el foco se ha desviado a Oriente Medio y baja de intensidad el conflicto en Ucrania, el derribo del avión malasio derivó en acusaciones de carácter internacional. Me temo que se ha intentado involucrar a Rusia, quien hasta el momento se mantiene firme dentro de las posiciones del derecho internacional. Pero a nadie se le escapa que el polvorín está ahí y puede estallar en nuestras narices. Los intereses geoestratégicos son de suficiente importancia como para que Europa tomara partido de alguna manera.

No nos llegan imágenes de lo que está sucediendo, ahora la atención de la opinión pública se ha desviado. Pero en Ucrania también se está machacando a la población civil. De manera que asistimos a este juego en el tablero de ajedrez con una inmensa impotencia, frente a tanto dolor y muerte. Tomar partido por unos u otros es el objetivo de los medios de comunicación. Ser prosionista o propalestino; proruso o proucraniano. Todo es un absurdo envenenamiento que enfrenta a la población. Si tuviéramos la información real y verídica del por qué de estas guerras, tal vez todo podrían oír la voz del Papa Francisco clamando por la paz y la resolución de las diferencias. Porque la muerte, el asesinato y el crimen son armas diabólicas. Nos hace falta leer a Isaías 2, 3-5:

Irán muchos pueblos y dirán:
«Venid, subamos al monte del Señor,
al Templo del Dios de Jacob.
Él nos instruirá en sus caminos
y marcharemos por sus senderos,
porque de Sión saldrá la Ley,
y de Jerusalén la palabra del Señor».
4 Él juzgará entre las naciones,
y dictará sentencia a muchos pueblos.
De sus espadas forjarán azadas,
y de sus lanzas, podaderas.
No alzará espada nación contra nación,
ni se adiestrarán más para la guerra.

Nos hace falta ser constructores de la paz en nuestras calles y ciudades. Salimos a protestar contra la guerra de Irak y no nos hicieron caso. Cuánta sangre inocente derramada por la avaricia y el poder. ¿Y todavía hay quien duda del poder de la oración?. Sólo Dios sabe de cuántos peligros hemos escapado gracias al clamor de su pueblo rogando día y noche por la paz del mundo.

La indiferencia nos convierte en ese rico de la parábola de Lázaro que banqueteaba mientras a Lázaro le lamían sus heridas los perros. Muchos no saben valorar el don de la paz. Y dar gracias a Dios por vivir donde viven. Otros se alzan de hombros, con el consabido no podemos hacer nada. No es cierto, podemos hacer lo que esté en nuestra mano. Especialmente ayudar a la población civil que es tan inocente como podamos serlo nosotros. Y crear conciencia para que los Estados no conviertan a los ciudadanos en “daños colaterales”.

Publicado en Actualidad | Etiquetado | 1 comentario

La sangre de los mártires cristianos en Irak, no conmueve a Occidente

Hay dos páginas de información religiosa que no dudan en acoger como bloguers a destacados defensores de la memoria histórica. La catedral de los mártires y el blog del sacerdote Jorge López Teulón hacen memoria sobre los mártires de la guerra civil, que se ha ido apagando por la propaganda del lado republicado que ayer mismo exaltaba a las 13 rosas. En el post anterior sobre el conflicto palestino-israelí, comentaba que a mí me duelen igual las víctimas de un lado y otro. Ambas están atrapadas en una espiral de violencia que destruye el derecho a la vida y además afecta a civiles indefensos.

Pero hay un rasgo que me llama mucho la atención, la gente que podía renunciar a su fe con una sencilla blasfemia y salvar su vida, sin embargo prefería morir gritando ¡Viva Cristo Rey!. Eran sacerdotes, religiosos, civiles, exterminados por ser fieles a Dios. No habían luchado en ningún bando, no llevaban armas, no tenían intención de atacar al gobierno de la República. Estaban en manos de gente armada que había decidido exterminar cualquier vestigio de cristianismo en su territorio. Y que llevó a cabo un genocidio sistemático con gente inocente. Y eso es un hecho histórico innegable.

Algo similar sucede ahora en Irak, los cristianos marcados en las puertas de sus casas como Nazarenos, con una señal tan significativa como lo fue la estrella de David en las casas de los judíos, previo a deportarlos y exterminarlos por los nazis. Estos cristianos han sido invitados a renegar de su fe y asumir determinadas condiciones bajo un régimen islamista que está llevando a cabo un genocidio cruel e inhumano. Pues bien, los cristianos abandonan sus casas, sus bienes, y se lanzan con lo puesto a un éxodo hacia tierras que quieran acogerlos como refugiados. Y afortunadamente las hay, existe todavía gente que profesa la religión de Mahoma y que acoge a los cristianos.

Me gustaría que todos los bautizados nos pusiéramos en la piel de estos cristianos de Irak que reflexionáramos si estamos dispuestos a perderlo todo antes que renunciar a la fe. Que nos planteemos si valoramos por encima de nuestras vidas y pertenencias la fe que da sentido a nuestra existencia. Estamos asistiendo a un nuevo holocausto, hermanos nuestros dan su vida antes que renegar de Cristo. Y de paso comprobamos como el derecho universal de respetar la fe de los ciudadanos, firmado por organizaciones mundiales, se puede ignorar desde la prepotencia de las armas.

El día de la Asunción hay otra jornada de oración por nuestros hermanos perseguidos. Lo más esperanzador ha sido la reacción de otros países musulmanes. Locutoras de televisión que llevan en solidaridad el icono de Nazareno. Signo mundial que se ha puesto en marcha en la red en un gesto que dignifica y separa claramente la frontera entre la fe y el fanatismo. Si hay países islamistas como Jordania que respeta otras creencias. Que acoge a los perseguidos. Si la media luna que es lo equivalente a la cruz roja, está lanzando protestas sobre lo que sucede. Podemos sentir que Dios obra en los corazones de los hombres la suficiente sensibilidad como para sentir empatía por quien sufre. Que la humanidad se hermana incluso en las diferencias.

Todos somos hijos de Dios, también quienes reniegan de Él. Todos somos hermanos esa es la fe que profesa el cristianismo. Y además con un plus de valor que a imagen de Jesucristo en la cruz, es capaz de perdonar a su verdugo. Lamento que estos hechos apenas sean portada en los medios. Que no promuevan manifestaciones solidarias de todos los cristianos del mundo. Francia ha sido la única nación occidental que se ha ofrecido a acoger a los cristianos de Irak. La laica Francia habla, la católica España, calla. Lo único que ha hecho el gobierno español es paralizar la exportación de armas a Israel. Pero no conozco ninguna iniciativa del gobierno del Partido Popular contra de ese crimen de lesa humanidad que sufren los cristianos en Irak.

Ni siquiera las iglesias convocan jornadas de oración. Y deberíamos ser los fieles quienes promovieran marchas solidarias por la paz y el respeto a los derechos humanos. Especialmente porque no se puede consentir el silencio de países que se tienen por civilizados. El silencio siempre es cómplice del mal.

Es muy significativo, en cambio, recordar la movilización que hubo contra la guerra de Irak por parte de EEUU, que movilizó una marea humana en todo Occidente, y que convirtió a Bush en diana de todas las protestas. Aquello sucedía en el 2.003. Desde entonces, cuántas víctimas inocentes han sido sacrificadas. ¿Cuántas revueltas árabes han conducido a un gobierno democrático?.

Los ciudadanos seguimos siendo esos peones en el tablero de ajedrez de algunos poderosos. No olvidemos que por cuestiones de azar pueden cambiar las tornas y convertir el polvorín de Oriente Medio en el detonante de la III guerra mundial.

Publicado en Actualidad | Etiquetado | Deja un comentario