La mayodormia de Vitigudino, una de godos y visigodos

Es algo que me viene persiguiendo machaconamente. Preguntas cuyas respuestas no encuentro, o si las encuentro, me desconciertan. Que tres curas niegan la mayodormia a una mujer en Vitigudino por vivir en pecado. ¿Qué es eso del pecado?. Pues que no están casados por la Iglesia, ni tan siquiera por lo civil. Se lleva ahora mucho. Pero no impide que sean padrinos de bautizos, ni tampoco que den la comunión a sus hijos. Ni que reciban un sepelio religioso. Aquí algunos pasan de la coherencia y pelillos a la mar. Ese es el otro escándalo que algunos omiten al hablar del tema. Todos a hacer la vista gorda, porque además se pasa factura, aunque enmascarada como donativo para buenas obras.

Pues miren, yo no soy quién para decir quien vive en pecado. La iglesia inicia la eucaristía reconociéndonos a todos como pecadores. Pero el que escandaliza con sus actos ya es otra cosa. Lo mínimo es un poco de coherencia. Y no me voy a poner a juzgar si los curas de Vitigudino han hecho bien o mal. El efecto ha sido un pueblo enervado ante un hecho que muestra cierto grado crispación y enfrentamiento. Pero una se pregunta si se puede permitir que lleve el paso de Nazareno un encapuchado que esconde el petate de alcohol bajo su túnica.

Lo que sucede es que los fieles somos piedra de toque de las habladurías de quienes nos conocen. Y además lo somos de manera inmisericorde. Es decir no al estilo de Jesús que ponía delante la misericordia, sino al estilo de María Antonia Iglesias, que falleció ayer, y para escándalo de algunos se manifestó en más de una ocasión como creyente. Pero su lengua viperina no tenía remilgos mojigatos. Eso la novela española lo ha retratado milimetricamente desde Galdós a Unamuno; desde Pío Baroja a “La Regenta” de Leopoldo Alas, apodado, Clarín.

Pues así son las cosas de esta Iglesia Santa y Pecadora. Nos reunimos para bautizar a un infante al que nunca se le va a enseñar a encomendarse a Dios, ni cuáles son las principales oraciones del cristiano. Ni siquiera hacer la señal de la cruz. Es un cristiano neófito en materia religiosa que llegará a recibir alguna catequesis cuando se aproxime a la edad de la comunión. Pero todo cumpliendo como por compromiso, como rito que hay que llevar a cabo, sin mayores trascendencias. Y pobre del cura que quiera poner coto en el asunto.

Los hay que son coherentes y ni comulgan, ni muestran el mínimo interés porque sus hijos tomen la primera comunión. Ni tampoco les bautizaron. Como mucho reunieron unos amigos y celebraron cordialmente que se incorporaba un nuevo ser a la familia.

Yo no entro a juzgar detalles. Ni quien es mejor o peor. Allá cada uno con su conciencia, que es en definitiva por lo que nos debemos regir. Lo que sí me preocupa es hacer leña del árbol caído. No se puede ir a determinados sitios vestidos de un modo concreto porque el buen gusto y la etiqueta así lo demanda. Pues con el mismo sentido común la Iglesia pide unos requisitos mínimos para sus feligreses. Especialmente si estos puedan dar lugar a ciertos comentarios, como que al cura le importa una higa que dos anden amancebados. Tal vez tendremos que plantear la cuestión no desde ese buen rollito del relativismo moderno, del que quién soy yo para juzgar si eso es pecado o no

¡Pero qué leches si está en los mandamientos!. ¿O es que también vamos a pasar del decálogo?. Porque al final sólo nos examinarán del amor. Y como esos se aman mucho, pues mira, a cerrar la boca. No, hombre, un poco de coherencia. El escándalo lo es porque unos dicen que sí y otros dicen que no. Lo que viene a mostrar el grado de permisividad y confusión en la que nos estamos enredando. Y en cada parroquia hay diez feligreses, aunque sean tipo La Regenta, que irán murmurando que ese mucho comulgar pero da de coces a su hermano.

Y es que tendemos a confundir el rito con la fe. Las normas eclesiásticas con el Evangelio, la misericordia con el alce de hombros, la parroquia con el casino del pueblo. Y ante situaciones como se han encontrado los curas de Vitigudino unos son godos y otros visigodos. Que es como decir de la misma familia pero enfrentados en permanente disputa. Y el bueno, al decir de algunos, el que traga con el asunto porque tiene un corazón de oro.

Y así Somos Iglesia, en frontera, en el atrio porticado de la catedral, en la revista más leída por la feligresía. En la confusión creada por visiones diferentes de lo que es fe y lo que no es fe. De lo que conlleva rezar el Credo y de lo que compromete ser confirmado en la Iglesia. Que no es un feudo como algunos intentan hacernos creer, sino un lugar sagrado donde puede acudir los más granado a lo más vil. Y así sigue sucediendo desde el siglo I cuando unos dijeron ser de Pablo y otros de Pedro.

Publicado en Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario

De la sociedad light al humanismo cristiano

Cuando utilizamos el término light todos estamos de acuerdo es que hay una reducción de determinadas sustancias. Lo bebido o comido light, queda desnaturalizado. Lo curioso es que en la vida diaria las personas también pueden ser light. Que es tanto como decir que carecen de planteamientos sólidos, que admiten ese relativismo absurdo que convierte el buenismo en una moda. Tenemos que asumir que incluso la política se ha vuelto light. No existen en este siglo XXI en occidente ninguna ideología o filosofía que realmente determine al ser humano, por unas características concretas. Que nos haga permanecer unidos en unas mismas raíces. Tal vez lo único que asoma por el horizonte es la ética del bien común. Que todavía está en sus albores.

La sociedad occidental y sus fundamentos se tambalean por carecer de estructuras sólidas. Por dar la espalda a la ley natural, por olvidar el origen cristiano que antes mantenían unidas a las familias como primera célula de la sociedad y a los pueblos arraigados bajo una misma estructura de pensamiento. Hoy el equivalente a la fuerza moral que sacudió el Imperio Romano dándole la vuelta al calcetín y pasando del paganismo a la fe hasta en los más altos estamentos. Hoy insisto, el único impulso aglutinador de los pueblos pasa por el fanatismo de los talibanes y ayatolas, declarando la guerra santa a Occidente.

Hay por tanto una necesidad más que urgente de que el humanismo cristiano vuelva a tener carta de naturaleza en esta sociedad. Pero desde arriba no vendrá el cambio. Será desde abajo, mediante el goteo diario de cristianos comprometidos en todos los frentes, que no tienen miedo de manifestar que una fe les hace sentirse felices y realizados. Que dan testimonio de que Dios es el amigo del hombre, su creador y el que siempre le espera con los brazos abiertos.

Esa convicción de encontrar al Señor de tu vida, el centro que guía como una brújula tus actos y pensamientos tiene que notarse. Porque estoy convencida de que son más las buenas personas que los corruptos y mentirosos compulsivos que han estado llevando las riendas de este país. Lo repito una vez más. Si el hombre pierde su trascendencia en el sentido religiosos y filosófico del término, pues el trascender se aplica a la unidad y la totalidad del ser. Seguiremos yendo cuesta abajo hasta que se derrumben los cimientos cuarteados de esta civilización.

Y hablo de civilización porque lo que acontece en este incipiente siglo XXI es precisamente una mutación que afecta a toda la sociedad y que está dando lugar a otras reglas de pensamiento, otros medios de comunicación, otros fenómenos que recuerdan los peligrosos totalitarismos del pasado siglo, mutados con otras siglas y llevados a cabo con otro pelaje, pero que en definitiva llevan camino de finalizar igual de mal.

Y ahora podemos hablar de la banalidad del mal, que nos hace a todos cómplices de unas estructuras podridas, como fueron cómplices los alemanes del Tercer Reich. No olvidemos que en el paréntesis de dos décadas la civilización occidental se desgarró completamente en el siglo pasado. Y algo similar lleva camino de sucedernos por estar en ese bamboleo de intentar poner una vela a Dios y otra al diablo.

El ser humano tiene que optar. Y debe saber donde se encuentra la distinción entre el bien y el mal. Debe reconocer los subterfugios y engañifas que se venden como oro siendo en realidad metal de oscura procedencia. Por eso es tan importante educar a la sociedad en unos determinados valores, que algunos con su ingeniería social han estado socavando a lo largo de tres décadas.

Todas las culturas se han hundido en el mismo barrizal, cuando han perdido el sentido ético de la honradez y se han olvidado las virtudes del ser humano que configuran también una determinada sociedad. Insisto que en ello nos va la supervivencia como civilización. Y es obvio que estamos hartos de observar en las últimas décadas como pasito a pasito vamos directos al precipicio.

No puedo olvidar sin embargo que el cristianismo en una religión de esperanza, acostumbrada a las tribulaciones, persecuciones y eliminaciones, de muchos que han sido y siguen siendo semilla de otros cristianos. Al final de la historia tenemos prometida la victoria. Pero mientras tantos, no podemos desentendernos de lo que acontece a nuestro alrededor porque si alzamos los hombros seremos cómplices de una monstruosidad.

Publicado en Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario

Jordi Pujol o la fuerza oscura del jedi

Lo de Jordi Pujol es sencillamente la muestra de que la casta está instalada en la cueva de Alí Babá. Y desde sus respectivos troníos se lanzan puyas unos a otros, con la sanidad, la educación y los ahorros de todos los españoles. Porque la millonaria cuenta del Sr. Pujol es dinero que corresponde repartir a euro por español. Pero como todo anda en la misma dirección, el jedi de la fuerza oscura, ha sido capaz de acelerar la independencia de Cataluña para que sus opacidad fiscal se mantuviese a oscuras.

Alguien en su sano juicio encuentra que podemos seguir en este sin sentido de desgobierno. Con más imputados por metro cuadrado que el parque del Retiro, con aforados que llevan la flor de lis en el ojal. Esto es un pudridero que tiene que hacer borrón y cuenta nueva. Y como todos sabemos las lagartijas mudan su piel en momentos críticos para pasar desapercibidas y que luego todo siga igual.

Me gustaría pensar que esa renovación de los celulares del Parlamento tiene un fundamento de peso, cuando las ayudas a los dependientes se cortan sin ningún remordimiento de conciencia. Dejar sin auxilio a unos ancianos a cargo de un nieto discapacitado y renovar los Phone de los diputados, es una de las muestras más evidentes de que estos señores que nos representan no conocen la vergüenza.

Están creando un caldo de cultivo en el que la olla a presión explotará más pronto o más tarde, pero explotará. Porque el cinismo se debe pagar. Y no duden que debemos ser los ciudadanos de a pie quienes manifestemos claramente que esto no puede seguir así. Que la moviola les ha pillado a todos con mentiras de calibre monumental.

Yo que este domingo he oído como un rey le pide a Dios, discernimiento para gobernar su pueblo, me he puesto a pensar que la lectura de noche de cada diputado y concejal tendría que ser una Biblia abierta por Re 3, 5.7-12 y pedir como Salomón ese don del discernimiento que hizo a un rey ser bendecido por Dios, por no pedir cosas materiales o bienes de este mundo. Si no precisamente por aspirar a saber gobernar a su pueblo según la voluntad de Dios del modo más justo posible.

La memoria de cada español recorre las décadas de esta democracia con la caída de algún banco o la estafa monumental de alguna Caja de Ahorros, tras las que inevitablemente estaban unos determinados miembros de la clase política. Y no hay década sin su escándalo sea del PSOE, del PP o de CIU. Ahora mismo el revelador grupo PODEMOS ya esconde bajo la alfombra del Sr. Iglesias más porquería que verdad. Y de ese modo dudo mucho de la regeneración de esta nación.

Me recuerdan las batallas entre los reyezuelos visigodos que posibilitaron la toma de toda España por los musulmanes. Y es que cuando se carece de principios y se es capaz de seguir permitiendo la porquería para utilizarla en beneficio propio y no, para denunciar y castigar al culpable. Negro panorama tiene el país. Y dudo mucho que esta monarquía sea capaz de superar el envite

El escándalo de Banca Catalana es uno más como también lo fue el del Banesto o el de las sucesivas fusiones y alianzas de Cajas hasta llegar a elaborar un fraude como el de las preferente que arrasó con todas ellas. Por no hablar de la trama Grültel, que nos queda más cercana.

Puestos a pedir sigo reivindicando la perla preciosa por la que vale la pena vender todo lo que tienes. “¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo si pierde su alma?”. Y ese es el quid de la cuestión. Que a la mayoría su salud espiritual se la trae al pairo. Y si no tenemos raíces profundas es muy fácil comprar voluntades capaces de engañar a los hombres, pero que indudablemente tendrán que dar cuenta a Dios. Que el Señor les coja confesados a ellos y a mí. Porque en definitiva todos somos pecadores, pero algunos además han salido corruptos.

Publicado en Política | Etiquetado | 1 comentario

Santiago Matamoros: con perdón

La vida en muchas ocasiones resulta irónica y nos gasta bromas pesadas. Seguiremos celebrando el 1 de mayo aunque la mitad de la población esté en paro y el resto tenga que trabajar todos los días y con ello incluyo el domingo. Desde que el laicismo corta y pincha como quiere en las leyes, Santiago seguirá siendo el patrón de España, pero su culto ha tenido que dejar de ser obligatorio. Mañana será un día laborable en la mayoría del territorio español, salvo en la Comunidad Gallega.

Y con ello los mismos ciudadanos vamos perdiendo raíces que antes nos mantenían unidos. Santiago era uno de los hijos del Trueno. Un apóstol que llegó desde oriente a lo que se llamaba el Fin del mundo “El finisterre”. Más allá ya no había nada, Colón tardaría siglos en descubrir la falsedad de esa imagen que estaba grabada de manera global en la mente de muchos. Por supuesto se conocían las islas británicas. Pero lo que es suelo sólido quedaba allí en el cabo de Finisterre.

La divisa “Santiago y cierra España” se convierte poco menos que en un grito profanador a la bonhomía del colectivo en el que nos hemos ido convirtiendo, no vayan los musulmanes a enfadarse y subirnos el precio de las verduras. La historia por tanto se esconde debajo de la alfombra, no es de buen tono reivindicar determinadas cosas.Aunque yo apunto a que investiguen en esa dirección porque encontrarán un hecho histórico fundamental para nuestro país.

Y así con ese aire de relativismo que venimos construyendo durante cerca de cuarenta años. Nuestros jóvenes desconocen figuras que a nosotros nos hacían sentir orgullosos de ser españoles. Hoy se lleva lo contrario desde algunos rincones que defendieron con ardor la bandera rojigualda, se tiende ahora a quemarla o profanarla del peor de los modos. Ser español resulta peligroso dependiendo de donde te sitúes geográficamente.

Y ser católico practicante ha derivado en una especie de “rara avis” que alza los hombros cuando se critica a la Iglesia o defecan directamente en lo más sagrado de nuestra fe. Pocos, muy pocos, toman la iniciativa apologética de defender su fe, como muchos otros miran de lado cuando se ataca a España en determinados rincones de la piel de toro. El caso es que parece que la dinámica de la historia sigue esos ritmos oscilantes de indiferencia ante lo más relevante. Hasta que llega lo inevitable y la sangre vuelve a corres por nuestras venas.

Y por esas cosas de la vida una ha sentido verdadera pena frente a determinadas personas que se llaman solidarias, enrolladas y molonas, pero que no sienten orgullo ni de su país, ni de su fe. Una se da cuenta de que hay varias generaciones perdidas, como se llegó a llamar a aquellos jóvenes sobrevivientes tras la primera guerra mundial. En este caso son los hijos nacidos en la Transición y educados según la ideología pedagógica más avanzada de su época. Algunos ya les han etiquetado como los ni-ni, o directamente los merengues, incapaces de entender que la resiliencia del ser humano se construye con esfuerzo.

De eso saben más los abuelos que sostienen hoy la economía de tantas familias golpeadas por la crisis. Esos abuelos que comenzaron a trabajar cuando todavía llevaban pantalón corto y ellas seguían con los calcetines y las trenzas. Hubo varias generaciones que tuvieron la dicha de cambiar de trabajo a lo largo de su dilatada vida, pero no porque les vencía el contrato sino porque se iban superando poco a poco desde lo más bajo. De esos españoles tenemos que sentirnos orgullosos porque gracias a su esfuerzo vino detrás todo lo que en teoría debería habernos situado entre los mejores. Y el espejismo duró apenas un lustro con aquello de ser al fin europeos, de tener unas Olimpiadas en nuestro país, de celebrar los quinientos años del descubrimiento de América. Fueron ciclos de euforia permanente, donde nadie pensaba en la balcanización de España ni muchos menos que en su pueblo habrían noventa nacionalidades campando por sus calles.

Tras esta larga disertación vengo a retomar la figura de Santiago Apóstol, para que en la medida de lo posible celebremos la fecha aunque sea con la típica tarta de almendra. Que la repostería también hace país y sobre todo une pueblos.

Publicado en Cultura | Etiquetado | Deja un comentario

La guerra que nos viene si alguien no lo impide

Lo digo con tristeza, pero es lo que presiento desde hace años. Al final nos vamos a enfrentar con el mundo fanático del islamismo, o sencillamente quedaremos abducidos y para muestra tenemos los ocho siglos largos que España fue propiedad musulmana. Y lo fue porque se aprovecharon de las divisiones internas, de los pactos con el enemigo para enfrentarse a un hermano en la fe. España es el vivo reflejo de lo que le puede pasar a toda Europa.

Mientras se silencia el genocidio de cristianos en Irak, Siria o Irán. El oriente donde surgió la fe cristiana ha sido literalmente masacrado sin que apenas se hayan inmutado las organizaciones mundiales. Ya no queda un cristiano y los que permanecen, desde luego han tenido que pasar por la conversión forzosa. Esta masacre que conculca los derechos humanos no parece afectar a las organizaciones internacionales, dispuestas siempre a mirar hacia otro lado. Todavía estamos recordando la vileza de los cascos azules en Srebrenica, como abandonaron a la población y se retiraron, posibilitando una masacre inhumana.

Y la dinámica sigue igual línea en los países que han sido crisol de culturas, donde convivieron diferentes credos sin problemas a lo largo de los siglos. Sin embargo, el enemigo más poderoso del ser humano: el fanatismo. Ha roto los moldes de convivencia en multitud de regiones Orientales, donde como Afganistán, jugaron su papel las grandes potencias, vendiendo armas sin prejuicio, hasta que su avaricia se trocó en un peligro para ellos que habían ayudado a iniciar “la guerra santa”.

Y si todas las fábricas de armamento dejaran de funcionar y no se traficase con drogas a cambio de armas, como sucede en tantísimos países. Es posible que algunos tuvieran la oportunidad de empezar a vivir en paz y armonía. Pero esto es un problema que ha ido incrementándose, a lo largo de las últimas décadas. Y el futuro pinta negro. Con alta tecnología o sin ella. El peligro real de la islamización del mundo occidental se ve venir ante la pánfila propuesta de estadistas simplones como Zapatero que proclaman una organización mundial para controlar las religiones.

Y es que algunos todavía no se dan cuenta que no se trata de una lucha de religiones, sino de modelos de vida. El siglo XXI occidental frente al 1435 que se corresponde con unos valores próximos a la edad media. Especialmente en lo que se refiere a la mujer y a la cultura occidental.

Y mientras, los panolis de turno, siguen cediendo suelo para construir mezquitas. Sin pensar en el sufrimiento de miles de cristianos que han sido y están siendo masacrados en Oriente. ¿Por qué no se les pide una reciprocidad?. ¿Por qué reciben ayudas sociales que necesitan ya urgentemente nuestra población?. Esto no es una cuestión de racismo, sino de supervivencia. Los Reyes Católicos fueron mucho más sabios que los estadistas que nos han tocado en suerte.

Desde España se están enviando terroristas a Siria, y ya tienen la nacionalidad española. ¿Nos hemos vuelto locos?. Andamos tan preocupados en los problemas locales que esta realidad aplastante, nos pasa inadvertida. Y como mucho sentimos pena del pueblo palestino en la franja de Gaza. Sin pensar que Israel lleva más de cincuenta años intentando mantenerse en un territorio lleno de enemigos. La paz es un don que sólo puede conseguirse cuando ambas partes reconocen que hay demasiada sangre derramada, que se tiene que poner punto final a la muerte indiscriminada de civiles. Que nos merecemos una oportunidad para vivir en convivencia.

No tengo soluciones, pero desde luego puedo afirmar que la gran guerra está ahí a la vuelta de la esquina. Y Europa será el primer bocado porque adolece de ganas para defender la fe y la cultura propia. Y está dispuesta a cualquier pacto, antes que pasar a aplicar lo que debiera ser una buena limpieza en toda regla.

Porque me gustaría pensar que los musulmanes europeos se han vueltos occidentales, pero es que constato día a día que ellos siguen firmes en sus costumbres y dispuestos a imponerlas por la fuerza a poco que nos descuidemos. Que Dios nos proteja.

Publicado en Actualidad | Etiquetado | Deja un comentario

Del erial al jardín frondoso de la fe

La Iglesia sigue preocupada por la trasmisión de la fe. Es consciente que si falla en el núcleo familiar, se viene abajo como un castillo de naipes. Por eso constata cada año como muchos niños hacen su primera y última comunión. Convertido el acontecimiento en un mero acto social. Del mismo modo sigue viendo como los adolescentes que reciben la Confirmación desaparecen de la Iglesia al poco de recibir el sacramento. Y no hay recetas mágicas, ni pastoral adecuada, ni catequistas superiores a otros. Ni sacerdotes con mayor poder de seducción.

La fe sigue siendo un encuentro personal, una gracia. Y la única manera de despertar los corazones dormidos pasa siempre por llevarles a las preguntas últimas. ¡Qué sentido tiene tu vida!. ¿Somos cristianos de cumpli-miento?. ¿Sentimos que hemos encontrado el tesoro por el que vale la pena arriesgar todo?. Despertar el ansia de lo eterno, la vocación del amor, está hoy reservado a grupos pequeñitos. No a esas masas enfervorizadas que acuden a los actos multitudinarios porque es la escusa ideal para viajar y enrollarse con los de su grupo.

La semilla sigue siendo algo pequeñito he inadvertido. Y lo más curiosos es que está en manos de otro, no precisamente en las nuestras. Es fruto de la gracia que actúa en lo profundo del corazón. Por eso vale la pena que nadie se desanime y mucho menos que alguien se enorgullezca de tener un convento rebosante de jóvenes o un seminario lleno.

Por supuesto que hay estilos y modos que pueden ayudar o perjudicar en ambas direcciones. Pero la única receta sabia y profunda que se nos pide es que reflejemos autenticidad en nuestras vidas. Que se huela el aroma de la levadura fermentando en la masa. Que la cizaña que todos llevamos a cuestas no espante demasiado, no sea tan destructora que haga salir corriendo en otra dirección.

Y como siempre, se pide la fuerza de llevar a cabo la trasmisión del evangelio con el modelo de aquellos primeros cristianos que vivía sumidos en la oración y los sacramentos, y con la alegría contagiosa de sabernos dueños de un tesoro. En definitiva el evangelio de este domingo muestra que la humildad, la constancia, la oración y la gracia, son esa semilla que puede crecer junto a la cizaña que siempre nos rodea, sin que destruya el trigo.

Tal vez habría que lanzar una catequesis familiar. Que los padres de esos niños a quienes se les apunta para recibir la comunión, tuviesen que oler el perfume de la fe. Y si no quieren, pues nada se pierde, porque en definitiva el vínculo está roto ya desde el principio.

Pero también puede pasar que esos pequeños cursillos de confirmación queden como un poso de brasas semi-apagadas que en un momento determinado vuelven a prender en un fuego incandescente. No son pocos los que se alejan y vuelven a casa como el hijo pródigo. Son muchos los que salen a darse encontronazos con la vida hasta volver a sentir la necesidad de regresar a casa.

La verdad es que tras llevar casi nueve años en los medios de comunicación, con la única pretensión que hacer visible el humanismo cristiano con artículos de opinión sobre la actualidad o bien, sobre determinados acontecimientos religiosos. Todos somos conscientes que las páginas religiosas han crecido desde el erial al jardín frondoso con diversas especies, que ofrece experiencias de todo tipo.

Las nuevas tecnologías son hoy el banderín de enganche para recalar con tranquilidad en algún abrevadero que sacie nuestra sed espiritual. Y vale la pena que dentro de este mundo identifiquemos con claridad quienes son trigo y quienes cizaña. Porque anda todo muy revuelto. Pero si el Señor quiso que esto fuera de esta manera, no hay de qué preocuparse. El sabe cómo llegar a un corazón.

Publicado en Religión | Etiquetado | Deja un comentario

La oración en tiempo estival

En este tiempo de canícula estival conviene recargar pilas en todos los sentidos. No sólo es precioso oxigenar el cuerpo, darle un bronceado específico a la piel, desplazarse en un viaje para certificar las vacaciones. No, también es tiempo de dedicar más horas al Señor. De leer novelas de ficción junto a otras obras que alimentan el espíritu. Es tiempo de ocio constructivo. Donde la familia se reúne haciendo piña frente a un menú típico del estío

Mi propuesta ha sido ofrecer unas páginas, que valen para todo el año, pero que tal vez en estas fechas con horas de reposo y días de más sosiego, se puede practicar la lectura del evangelio y la meditación. Para quienes nunca han practicado la oración mental es un inductor que inicia en esa dirección. Aunque en mi opinión cada persona tiene unas características específicas y no todos pueden hacer oración mental, ni mucho menos. Más en estos tiempos de vértigo acelerado donde estamos pendientes de decenas de inputs visuales o auditivos, que hacen imposible descansar nuestra mente y sosegar el espíritu.

Por eso recomiendo esta página que ya he colgado en mi blog personal para que sea un acceso de diez o doce minutos al día, de calma y conexión con la parte espiritual que nos conforma a todos en comunión.

Ya me dirán si la idea es acertada o tampoco es posible sosegarse durante unos minutos escuchando la Palabra de Dios, la música con mensaje espiritual, el sonido del alma en la profundidad del corazón. Yo la estoy utilizando desde hace mucho tiempo junto con otras páginas de la liturgia de las horas. Es mi manera de recoger aliento para seguir caminando por esas calles pedregosas de la vida, en las que casi siempre tenemos algún tropiezo que nos impide la paz y nos perturba hasta retornar a tomar las riendas de nuestra vida.

Sólo hay que pulsar los enlaces y tendremos acceso a un nuevo puerto desde donde poder partir al encuentro del Señor. Y a los que disfrutan de vacaciones mis mejores deseos para que también puedan encontrarse con el Señor.



Publicado en Pastoral | Etiquetado | Deja un comentario