El Papa Francisco y el relevo de monseñores: dos goles por decreto

Con la misma celeridad que alzaban al Papa Francisco al altar de la progresía y del aire oxigenante de una nueva primavera, van cayendo ahora los ramilletes de la misma flor deshojada año tras año: las voces suenan roncas, cabreadas. Les han metido dos goles por decreto.Este Papa no cumple lo prometido“. Saltan cantarinas las letras en los diversos artículos. No se les hace caso, insisten los disidentes, los de siempre, curas que han formado plataformas para que la Iglesia se renueve según sus pareceres. Y vuelve a las andanzas el taimado líder de la disidencia: Juan José Tamayo, que arrastra pasiones tras de sí y busca sinergias en cualquier rincón. Pero que no se atreve con monseñor Osoro, aunque matiza como vino peleón, que bueno, que puede oler a lo que quiera, pero lo importante es el tipo de Iglesia que se quiere construir.

Y salen las libretas, donde se lleva registro de agravios y desplantes. Incluso vaticinan que monseñor Cañizares no va a ser recibido con aplausos. Pero ésta es la crónica de Público con el titular cañero: “Católicos progresistas denuncia que el Papa deja a España fuera de su reforma”. Que me sople alguien al oído qué reforma es esa que deja fuera a España. A lo mejor se han olvidado que el estilo del Papa va precisamente donde siempre, a la conversión personal. Y que sin ella, lo demás es pura ideología, frustraciones y heridas que arrastran algunos con profundo resquemor.

El País palmea la primavera del Papa Francisco y deja caer sus perlas de veneno sobre monseñor Rouco y entra de lleno en el debate propio de la prensa del corazón, de los chascarrillos amarillistas que airean las revistas en las playas. Y machaca una vez más a quien ha estado durante veinte años al frente de la archidiócesis de Madrid y que ha cultivado un jardín frondoso de enemigos personales, por mantenerse firme ante el envite progresista. Al que es imposible sustraerse a poco que te muevas en otra dirección de la que ellos llevan marcada. Te tachan de integrista, igual que a monseñor Cañizares. Y sacan de nuevo a relucir la cruzada y la fatídica fecha de 1936. Pero callan los asaltos a Iglesias, las pintadas ofensivas en sus paredes, o la persistente obsesión por demoler El Valle de los Caídos. Y le lanzan la perla envenenada a monseñor Cañizares para que quede bien marcado con aquello de que “ve peor el aborto que los abusos de menores”. Habría que leer en el contexto en el que fueron dichas. Todo un canto al diálogo y la reconciliación de mano del rotativo que siempre acoge en sus páginas artículos torpedo contra la Iglesia.

Es muy triste asistir a estos contubernios de cloaca en la que quiere involucrar a todos los obispos y cardenales. Que sepamos, lo que una diócesis requiere es que su obispo sea un hombre de Dios y no un trepa que acapara cargos para hacer carrera. Aunque siendo humanos habrá de todo, pero tal y como lo cuentan, incluso fuentes que se dedican a la información religiosa, el lector se queda con la milonga que le venden. Y se trata precisamente de eso, de socavar los cimientos de una Institución que les molesta.

El tiempo dirá si fueron una u otra cosa. Pero tender puentes y abrir brazos sería lo deseable, en ambos casos. Lo que no me huele bien es que se culpe a un obispo de cómo marchan las cosas en la diócesis. O que se alabe a otro por las maravillas que ha realizado.Incluso siendo responsables últimos de las mismas.Porque parece que los éxitos siempre son cosa humana, sin intervención de una vida de oración y unas decisiones meditadas de rodillas.Porque no creo ni siquiera que el mismo arzobispo Osoro, “El peregrino”, según el Papa Francisco, pueda haber recorrido todos los pueblos de Valencia. De manera que la responsabilidad de lo que suceda o deje de suceder en una parroquia, no es cuestión del arzobispo que caiga en suerte. Tampoco afectarán sus cartas pastorales al aumento a disminución de vocaciones. La cuestión del talante si es fundamental, desde luego, para que se pueda dialogar en confianza. Y talante tiene monseñor Cañizares que en tiempos del gobierno socialista, consiguió evitar la ley de la Eutanasia toreando a María Teresa Fernández de la Vega.

Pero ya llueven peticiones en tierras catalanas marcando la agenda, con cosas tan importantes como adaptar la liturgia al valenciano. Y se lo dicen a un monseñor nacido en Valencia pero en la zona castellana. Fíjense en el detalle de la petición. De la politización intravenosa tipo catalanista que tantos frutos ha dado por aquellas tierras, espantando de la iglesia a charnegos andaluces o manchegos. Similar situación ha vivido el País Vasco aunque con unas peculiaridades diferentes.

Por fortuna los valencianos tenemos un buen sentido del humor. Y a la mayoría nos preocupan otras cosas. En especial las que se estaban llevando a cabo con los jóvenes. Que son quienes más necesitan de la luz de Cristo. Y desde luego rezaremos para que el Señor ilumine a quien tendrá en su manos el gobierno de la diócesis.

Ha resultado interesante ver como se marcaban las quinielas de quién iba ocupar la diócesis de Madrid. Igual que se marcan las del cardenal de Barcelona. Llevan en ello casi un año y las pueden rastrear por la red. Al final el Papa Francisco les vuelve a descolocar, por mucho que quieran disimularlo. Otros ya, directamente, ni lo disimulan.

Publicado en Sin categoría, Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario

La conversión al catolicismo de Ángela Merkel

La conversión de Ángela Merkel me tiene conmovida. Que una luterana recorra el Camino de Santiago con su amigo Rajoy hasta llegar a dar un abrazo al Apóstol, quedará para la historia como fiel reflejo de lo que son capaces de hacer los políticos por vender una imagen y un mensaje falso. Que un obispo se preste a ser utilizado por los políticos, no es bueno para la fe. Y no lo es porque estamos con millones de parados y una economía que nadie termina de entender.

Ha quedado claro que las recetas aplicadas aquí, le están fallado en su país a la káiser de Europa, con un crecimiento inferior al de España, manifestado en esas estadísticas que nos dejan pasmados y que algunos interpretan como que esto no tiene fin. Que se van a seguir escenificando recortes unas veces en del lado del norte y en otras en el maltratado sur de Europa. Dejen que les diga que siento vergüenza ajena. Que ya no me fio del proyecto Europeo, porque se supone que su economía común iba a tener un peso, que todos llevamos años contemplado que no tiene.

Y sigo pensando que no lo consiguen precisamente porque abandonaron el ideario del que surgió la Unión Europea. Un ideario con raíces cristianas. Que como se puede observar en manos de estos políticos, sirven igual para un roto que para un descosido. No quisieron que entrara en la Constitución Europea la palabra cristianismo, creando un cultivo laicista en la Constitución Europea. Se mantuvo el debate con muchos líderes. Y finalmente ganó la plutocracia frente al derecho de los ciudadanos, a quienes les convocan a las urnas para mantener esa Constitución capaz de hipotecar países y dejar abandonados a miles de ciudadanos.

A la guerra económica no le importan los daños colaterales en lo que se vino a llamar estado de bienestar. Sino que más bien parecen decididos de demoler el mismo. No sé si siguen al dictado teorías económicas de EEUU. Lo que parece ser es que no son capaces de reaccionar ante la crisis más contundente y representativa de que el modelo capitalista ha hecho implosión y sólo puede regenerarse buscando una economía del bien común. Pero como buena luterana la Sra. Merkel sabe que los príncipes de este mundo, los que se han convertido en oligarquía política al servicio de los propios intereses financieros, tienen que estar debidamente pagados para mantener este estado lamentable en el que nos vemos obligados a vivir desde hace años.

De ahí la premura de hacerse una foto epatante, que manifieste lo bien que le ha ido a Rajoy con las cláusulas draconianas que le dictó la Unión Europea, para remontar la crisis. Y a todo esto qué hace la imagen de Santiago Apóstol, qué hace esa escenificación del Camino de Santiago entre los dos Estadistas. Como si estuviésemos asistiendo a una conversión divina que nos va a llevar a remontar la cuesta. Mi opinión personal es que decididamente Ángela Merkel nos muestra en un guiño cómico nuestro futuro: turismo, queridos, mucho turismo. De eso tendréis que subsistir mientras la industria queda en manos privilegiadas. Una buena manera de comprar barato las voluntades de nuestros gobernantes.

Recuerdan ustedes aquello que dijo Felipe González al inicio de su mandato: Fomentaremos la investigación y el desarrollo industrial. Je, je. Ya lo vemos. Sucesivas alternancias en el poder de estos dos grandes partidos PSOE Y PP, han fomentado la privatización de empresas solventes, situándose los ministros cesados como consejeros de las mismas. Y siguen aumentando la bola de nieve que rueda cuesta abajo.

Bueno, pues que el Apóstol Santiago interceda en España. Los cristianos creemos en los milagros, rezaremos para que la paz social se mantenga tranquila frente a todos los desalmados.

Publicado en Política | Etiquetado | Deja un comentario

Sanar los males del alma

A lo largo de la existencia el corazón puede ser herido de mil modos diferentes. Heridas de infancia, heridas de adolescencia, heridas de juventud, heridas de madurez y heridas de vejez. Lo más profundo de nuestra interioridad se desgarra por aquellos con quienes convivimos o vamos conociendo y que en algún momento nos han hecho daño. Afortunadamente con algunos crecemos como personas, porque nos ayudan a levantarnos cuando caemos, cuando tropezamos, cuando no somos capaces de dar un paso más. Pero a su lado encontramos también aquellos que dejan una huella dolorosa que solo el perdón y la gracia pueden sanar. Quien no goza de ese don vivirá con resentimiento permanente, pero el perdón no significa mantenerse en una situación pasiva. Y el resentimiento a veces puede durar aunque exista el perdón. Porque hay emociones que brotan sin que podamos controlarlas.

Curarnos esas heridas precisa de mucha paciencia y confianza en el Señor. Porque nos han dejado hecho jirones el órgano más profundo de nuestra interioridad. Esas heridas reviven como fantasmas en algunos periodos. En otros la vida misma se ocupa de distraernos para no entrar en un terreno doloroso. Pero el terapeuta experto en esos males siempre nos llevará a enfrentarnos con ellas, para que seamos capaces de perdonar en profundidad. Y ese terapeuta tiene el rostro de Jesús. El camino hacia la interioridad siempre nos enfrenta con aquello que a veces intentamos evitar, también a nuestros miedos e inseguridades.

El Evangelio está lleno de escenas que no son otra cosa que un encuentro para descubrir una nueva realidad que nos sorprende. Y en ella hallamos la mano tendida, la comprensión y la misericordia de Jesús como respuesta. Por otra parte el mismo Papa Francisco confiesa tener sus propias neuras. Con esa frescura de estilo típico argentino, país donde el psicoanálisis tiene un fuerte arraigo .Y se lo toma con humor. Y es que todos somos el resultado de múltiples factores y circunstancias concretas. Cada uno arrastra tras de sí las huellas de su propia travesía. De manera que una suele utilizar una oración de súplica conocida: Señor, dame fuerzas para poder cambiar lo que deba cambiar y, para aceptar aquello que deba aceptar. Y bendice a quien me ha ofendido. ¡Qué psicología la de Jesús de Nazaret que al enseñarnos a orar nos invita a perdonar.!

Pero a veces tenemos que alejarnos de situaciones o personas que son capaces de enfermar a cualquiera. Se trata de una mera cuestión de supervivencia. Alejarse de lo negativo para acoger todo lo positivo y bueno que hay a nuestro alrededor. No es una huida irresponsable, sino una decisión meditada y llevada a la oración. Y es que la capacidad de aguante no depende exclusivamente de nosotros. El cuerpo acusa la fatiga, se altera el organismo y hasta puede enfermar el espíritu.

El hermoso poema de Santa Teresa de Jesús. Es un canto de gracia en tiempo de adversidad y vale la pena meditar sobre el mismo. No niega los problemas, tan sólo confía porque sabe que incluso del mal puede el Señor sacar un bien mayor.

Nada te turbe,
Nada te espante,
Todo se pasa,
Dios no se muda.
La paciencia
Todo lo alcanza;
Quien a Dios tiene
Nada le falta:
Sólo Dios basta.
Eleva el pensamiento,
Al cielo sube,
Por nada te acongojes,
Nada te turbe.
A Jesucristo sigue
Con pecho grande,
Y, venga lo que venga,
Nada te espante.
¿Ves la gloria del mundo
Es gloria vana;
Nada tiene de estable,
Todo se pasa.
Aspira a lo celeste,
Que siempre dura;
Fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.
Ámala cual merece
Bondad inmensa;
Pero no hay amor fino
Sin la paciencia.
Confianza y fe viva
Mantenga el alma,
Que quien cree y espera
Todo lo alcanza.
Del infierno acosado
Aunque se viere,
Burlará sus furores
Quien a Dios tiene.
Vénganle desamparos,
Cruces, desgracias;
Siendo Dios su tesoro,
Nada le falta.
Id, pues, bienes del mundo;
Id, dichas vanas;
Aunque todo lo pierda,
Sólo Dios basta.

Mal lo debía estar pasando la Santa. Y sin embargo no se cierra en la amargura sino que reafirma su única meta, su único afán que es mantenerse unida a Dios. Lo demás, ya no le importa. “Sólo Dios basta”. Ojalá también nosotros podamos vivir con esa paz de Espíritu. Aunque atravesemos valles tenebrosos y túneles oscuros.

Hay una anécdota sobre San Juan XXIII. La cuento como la recuerdo, al parecer al inicio de su pontificado le acuciaban las preocupaciones diarias hasta impedir sus horas nocturnas de reposo. Finalmente un buen día tras presentar al Señor su congoja, comprendió que no debía preocuparse. Lo suyo era hacer lo que buenamente pudiera, porque en definitiva quien guía a la Iglesia es El Espíritu Santo. El Papa Francisco con sus neuras parece que ha comprendido lo mismo. El cardenal Bergoglio tenía un rictus diferente en su rostro, al que ahora muestra el Papa Francisco. Que en su sabiduría inició su andadura pidiendo oraciones.

Confiemos por tanto que todo corazón agrietado puede recomponerse y ser capaz de trasformar el rictus de amargura por la sonrisa confiada de quien se sabe en buenas manos. Para eso están las oraciones de los fieles y la comunión de los santos.

Publicado en Religión | Etiquetado , | Deja un comentario

“Las monjas desnortadas” y el día de la marmota

Podría decir como en la famosa canción de Alejandro Sanz: “Tengo el corazón partío”. Vengo asistiendo durante años a lo que parece “El día de la marmota”,esa película donde el actor vive una y otra vez la misma situación. Pues lo mismo sucede sobre las religiosas “desnortadas” que plantan cara al Vaticano y el aggiornamento que todas con mayor o menor dimensión han ido llevando a cabo. Y que llama más la atención que el de la rama masculina. Pero por motivos exclusivamente sociológicos. Porque lo que muchos esperan de una monja es que sea sumisa, callada y obediente. Y que rece mucho, claro. Sin embargo, han ido rompiendo esquemas. Son teólogas, médicos, profesoras de Universidad, periodistas. Podríamos dar el nombre de unas cuantas. Pero seguramente nos dirán que esas también son desnortadas. No quiero entrar en ese debate que además no es exclusivo de unas monjas. Sino que está hundido en las mismas entrañas de la Iglesia. Y forma parte de su evolución histórica.

Y ahí es donde va lo del corazón partío. Según la consigna de San Agustín; “En lo fundamental unidad, en lo dudoso libertad. En todo caridad”. No se puede esperar lo que es imposible. La mujer ha cambiado tanto en el último siglo que era inevitable que ese cambio provocase grietas y fisuras en la vida religiosa. Los que llevan la cuenta con saldos anotados en el haber y el debe, apliquen también la caridad, que no digo que deba estar reñida con la Verdad. Hoy los documentos gráficos dejan testimonio universal de lo que se hace o se dice. Y todos hemos oído más de una barbaridad de curas, monjas o religiosos, pero seguramente no lo hemos grabado.

Lo cierto es que resulta una tortura para los fieles asistir a mensajes escandalosos por parte de quienes sólo tienen que tener como objetivo acercar a los hombres a Dios. La cuestión es el camino elegido. Los métodos provienen del carisma fundacional de cada orden. Y algunos se salen de las líneas maestras porque ya han pasado siglos desde que se dictaron sus constituciones. Yo me descubro ante la Madre Angélica que ha sido pionera en el mundo televisivo y también ahora en Internet. Y me descubro igualmente cuando encuentro a Los franciscanos de María creados por el padre Santiago Martín que han entendido el reto y producen sus videos y programas y llevan en su ADN la virtud del agradecimiento.

Llevo años siguiendo la pista a este fenómeno que suscita apasionados debates. Es obvio que hasta en la clausura ha entrado Internet con el bagaje contradictorio que lleva en sí mismo. Algún que otro obispo exaltado ha dicho que la red es obra del demonio. No se lo voy a discutir hay días fatídicos que a mí también me da por pensar lo mismo. Sin embargo, se están produciendo fenómenos valiosísimos. Productoras cinematográficas que llevan al mundo películas con temas religiosos. Y que ya no necesitan del circuito comercial habitual, gracias precisamente a la libertad de la red. Música religiosa en auditorios gigantescos por parte de cantautores cristianos, algunos también religiosos que luego podemos visionar en youtube. Tertulias televisivas donde aparecen religiosas, opinando sobre lo humano con dimensión cristiana; programas de reality show donde monjas jovencísimas cantan ante un público que no entiende qué hace que una monja pueda superar en calidad de voz y de interpretación a otros debutantes. Y además con la coletilla habitual: ¿Qué hace una monja en un sitio como este?.

Luego está la cantinela del abandono paulatino de vocaciones. Algunos se atreven a afirmar que en dos telediarios congregaciones centenarias serán barridas por falta de relevo generacional. Y me imagino la angustia que eso puede producir dentro de los muros del convento. Esa responsabilidad les ha llevado a salir a las periferias como dice el Papa Francisco. Y mira pues va a ser que sí. Que los tiempos provienen de arriba, que no los manejan ellos. Y puede que se asuman errores del pasado. Como hizo el mismo Papa al pedir perdón. Y continúa dando caña al exigir una vida coherente y no aburguesada y cómoda. Este es un capítulo decisivo en Europa con un catolicismo sociológico milenario. Aquello de salir de dos en dos a predicar por el mundo quedaba muy lejos. No hacía falta, los colegios estaban llenos, las iglesias a rebosar. Este tema ha dado capítulos inolvidables a los novelistas a lo largo de la historia.

Me queda como imagen gráfica la parábola del trigo y la cizaña, es la manera más exacta para representar el fenómeno que estamos viviendo. Que además no es exclusivo de nuestro tiempo, ha sucedido a lo largo de la historia del cristianismo. Y una de las cosas más interesantes que tendremos que enseñar a los más jóvenes es precisamente a discernir la verdad oculta entre multitud de facebook o twiter. El mundo está sediento de Dios, no lo saben pero buscan en multitud de lugares lo que tienen oculto en su propio corazón. Es cuestión de saber despertar esa luz. Algunos modestamente, sin ruido pero con perseverancia, lo van consiguiendo. Os dejo un video de las Hnas de la Doctrina Cristiana que resume muy bien el trayecto recorrido y el que queda por recorrer. Están viendo la salida del oscuro túnel por donde han circulado estos últimos años.

Otros ya han claudicado sentándose cómodamente al relente a esperar el encuentro con el Padre. Y sobre las religiosas de Estados Unidos, consideradas heterodoxas, podríamos concluir que fueron las pioneras y por eso mismo corrían el riesgo de despeñarse. A nosotros no nos toca decidir si están o no fuera de la comunión de la Iglesia. Aunque es legítimo aplicar la corrección fraterna. Pero Roma al parecer todavía no se ha pronunciado.

Publicado en Religión | Etiquetado | Deja un comentario

El misterio de la fe

Un recorrido por los titulares del viaje del Papa a Corea del Sur parecen confluir en la misma dirección. El Papa está contento de beatificar a unos laicos que recibieron la fe a través de la Palabra. No había sacerdotes, ni religiosos que les instruyeran. Tan sólo contaban con los relatos escritos por otros. Pero a través de esos relatos surgió una fe sobrenatural que les llevó a formar una verdadera comunidad cristiana, como en los primeros tiempos, compartiendo entre ellos todo lo que tenían. Y además supieron testimoniar el don de Dios hasta dar su sangre en el martirio.

Y si hay algo que define a la Iglesia es precisamente su universalidad. Está dispuesta a recorrer el mundo para transformarlo a los valores del Reino. El evangelio de este domingo te impacta. Mateo (15,21-28) Jesús no parece actuar como suele. Rechaza las súplicas de una cananea porque no forma parte de los hijos de Israel. Y la mujer insiste con una fe mayor que la de los propios discípulos. Le reconoce como Hijo de David, le suplica la curación de su hija. Y hace exclamar al Señor: ¡Mujer, que grande es tu fe!. Hay que recordar que está en tierras paganas para un israelita y que se había encaminado hacia Tiro y Sidón cansado de la dureza de corazón de escribas y fariseos.

Hoy en la Iglesia se da la misma paradoja. Las comunidades que crecen se encuentran en países de otros continentes. Europa y América del Sur tienen estadisticamente más católicos. Pero sus comunidades van perdiendo pujanza. Especialmente en Europa. En el continente con raíces cristianas, el abandono de la práctica religiosa es aplastante. Y en cambio en Asía, con una la población mayoritaria no católica, va paulatinamente creciendo la fe en Cristo y paso a paso se consolidan comunidades activas donde la práctica de la Eucaristía es la mesa común que reúne a los hermanos.

Todos afirman que el Evangelio de este domingo nos enseña dos cosas esenciales. Que se puede encontrar mucha más fe en quienes aparentemente no pertenecen a las comunidades parroquiales. Y que esa fe les hace orar con la súplica decisiva que apela a la misericordia: ¡Señor, socórreme!. En tiempos donde algunos cuestionan el valor de la oración a favor de un activismo frenético hacia los más necesitados. El Papa Francisco vuelve a recordar que la Iglesia no es una ONG. La caridad proviene del corazón de la oración que transforma todo a su alrededor. Porque además no podemos ocuparnos de alimentar exclusivamente el hambre del mundo, o de denunciar las injusticias de los poderosos. Si a su vez no permanecemos unidos a la oración de súplica capaz de mover montañas. Y atender a su vez el hambre y la sed de Dios que está apagada por las luces de la mundanidad.

Me da miedo esa gente que protesta contra la Iglesia porque quiere que denuncie la injusticias como si fuera un partido político. Esa gente que oculta el bien de tantos hermanos y denuncia el silencio de los obispos, como si tuvieran línea directa con las pastorales de todas las diócesis. Miedo a crear desde el mismo seno de la Iglesia idénticas falacias que en el pasado llenaron de odio y rencor hacia la Iglesia a tantos españoles. Miedo de esos creyentes que quieren trasformar el mundo produciendo enfrentamientos sociales. Miedo de quienes etiquetan a los suyos y excluyen al otro porque no coincide con su pensamiento. Hay desde dentro de la misma Iglesia una guerra permanente por dejar en mal lugar a la Iglesia institución. Y un revolotear de calumnias que el Papa se apresura a señalar como malignas. En ningún momento Jesús se opuso al opresor tirano de su pueblo. No fue un zelote que luchaba contra los romanos. Y sin embargo predicó un modo de convivencia basada en la fraternidad. Creo que es más difícil cambiar por dentro que cambiar el mundo. Y la cuestión del enfoque no es baladí, porque enseñar a tender puentes y diálogos, cuesta más que lanzar consignas revolucionarias y provocar incendios que arrasan con todo.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

La Iglesia y su música. La fe y el mundo

Un video de Mocedades nos lleva a tener un debate en las redes. Por ahí entró en aire luciferino en la Iglesia, proclaman algunos. Y es que si somos sinceros los ritmos modernos que se tocaban en algunas décadas, capaces de adaptar la música secular a la iglesia no sirvieron para mucho. Se cantaban con las voces juveniles pletóricos de alegría, pero luego el compromiso con la Iglesia desaparecía al poco de ser confirmados. Los Consejos Pastorales de multitud de iglesias siguen preocupándose de que no consiguen atraer a los jóvenes.

Pues bien, mi opinión es que poco o nada tiene que ver la música, que renovada con guitarras y bongos eleva las voces al aire en las eucaristías juveniles. Hay canciones hermosísimas y compositores que nos han acompañado a lo largo de nuestra vida. La música es un componente activo en las eucaristías. Pero no puede ser exclusivamente ese componente el que forme futuros cristianos.

La base de todo se trata como siempre del encuentro personal de Tú a tú entre Dios y la persona. Si esto no se consigue, el resto sobra. Me consta que la pastoral juvenil es un caladero que parece tener las redes rotas. Y sigo pensando que enseñar a orar es el camino más recto para el encuentro profundo entre Dios y el hombre. Los diversos encuentros deben tener siempre como objetivo trasmitir la fe y revitalizarla.

Hay una cultura completamente pagana en la música actual que rueda por los ondas de radio y también en los programas de entretenimiento de las cadenas de televisión e incluso en la filmografía. La lucha por ocupar esos espacios la llevan a cabo alguno héroes de nuestro tiempo. Y me parece que no debemos subestimar su trabajo. El mundo, el demonio y la carne son los enemigos del alma, nos repetían machaconamente. Y vemos que cuando se da la espalda a Dios el ser va despojándose de su humanidad hasta convertirse en un depredador capaz de cualquier cosa.

Gracias a Dios tenemos muchísima gente que ha hecho de su vida un compromiso para orar por todos nosotros. Algunos consideran que esto no evita el hambre, las injusticias o las guerras. Tal vez no han leído bien el Evangelio porque está profetizado que será así hasta el final de los tiempos. Y tampoco debemos olvidar que nosotros sólo somos meros instrumentos en las manos del Señor. Nadie puede creer que es su capacidad la que consigue vocaciones o jóvenes que llenen las Iglesias. Eso sería vanagloria. Siempre es el Señor quien actúa. Aunque está claro que el ejemplo que podamos dar a los demás será mucho más efectivo que cualquier discurso.

Pero si tampoco se hace el discurso, nada se consigue. Y los ejemplos van en esa dirección. Y todos los Papas han coincidido en ello. Y los santos de tiempos pasados como los que pueda haber contemporáneos, siguen ese camino. Si la mente se embota con las cosas del mundo y no encuentra tiempo para Dios. Es difícil que persevere en la fe. Porque lo primero que debemos tener claro es que nuestro objetivo principal no consiste en encontrar un trabajo excelente, o la media naranja. Lo principal para el creyente es mantenerse unido a Dios y cumplir su voluntad. Tal vez sea ésta la principal cuestión. El primer mandamiento es amarás a Dios sobre todas las cosas y a continuación se nos implica con el mundo: y a los demás como a ti mismo, dirá Jesús.

Pero durante mucho tiempo la Iglesia que siempre se ha ocupado de los pobres y que hace un excelente trabajo con los más desfavorecidos del mundo, pecó en inculcar la solidaridad y el compromiso y tal vez nos fuimos al otro extremo. Hay miles de cristianos voluntarios y misioneros en todas las partes del globo y a muchos se les ha olvidado llevar la fe a los demás. El resultado está a la vista. Cada día las iglesias se encuentran más vacías. O las sectas protestantes arrasan lo sembrado.

Y es que no se trata de ser una ONG más. Se trata, como siempre, de llevar a Dios a quién no lo conoce. Y hay en la actualidad movimientos nuevos que gracias a la importancia que ofrecen a lo espiritual consiguen llenar conventos y seminarios. Mientras que colegios regidos por órdenes religiosas centenarias no llegan a alcanzar el relevo generacional suficiente. Iesu Communio o Los Siervos del Hogar de la Madre, parecen romper el esquema al que nos habíamos acostumbrado. Dejo el enlace de dos videos y seguiremos reflexionando sobre ello.


Publicado en Religión | Etiquetado | Deja un comentario

Robin Williams versus Miguel Pajares

Las portadas de los medios se han puesto fúnebres este verano. Guerras, dolor, muerte. Y ahora caen dos excelentes personas, si bien con muy diferente trayectoria. El sacerdote y misionero Miguel Pajares, ha conseguido que el mundo despertase ante un virus que asola el continente Africano. Su repatriación no ha sido en vano, porque la providencia ha hecho posible que gracias a su caso la comunidad internacional envíe ayuda y medios a los misioneros. Son decenas de muertes en varios países de ese continente golpeado también por las guerras y el dolor.

Miguel Pajares dio lo mejor de sí mismo, tal vez siendo consciente de que al pedir su repatriación se daría a conocer la situación en la que se encuentran estos países. De manera que merece un homenaje por su valentía y su coraje. Y al mismo tiempo hace visibles a esos misioneros que con apenas agua oxigenada y tiritas, tienen que asumir que ayudando a los demás ellos serán las próximas víctimas.

Y resultó bochornoso asistir al debate público sobre el coste de su repatriación, especialmente cuando nadie discute que la guardia civil se suba al pico de una montaña para rescatar a quien se aventura arriesgando su vida y poniendo en peligro la de los demás. Más bochornoso todavía saber que nadie pregunta el precio que paga un gobierno por el rescate de secuestrados en determinados puntos del globo. Y especialmente lamentable que se cuenten los euros de una repatriación que ha hecho visible una plaga en el continente africano. Pero así de mezquinos podemos llegar a ser.

El otro caso lamentable es el del actor Robin Williams, no voy a recordar su filmografía, extensa y variadísima. Pero si mencionaré su gran versatilidad y excelente sentido del humor. Que supo dotar a sus personajes de una característica especial. Al decir de quienes le conocían era un ser entrañable. Y también vulnerable a esa maldición que rodea a las estrellas de Hollywood, la droga y el alcohol. Algo frente a lo que supo luchar, pero al parecer ahora arrastraba otro mal, el de la sociedad occidental: la depresión.

Se considera a ésta una de las enfermedades más comunes de nuestra sociedad, cerca del 25% de la población la padece. Y no hay un motivo específico y concreto para sufrir su envite. En algunos caso obedece al stress que comienza generando ansiedad y afecta a dos neurotransmisores importantísimos para el equilibrio personal: la serotonina y las catecolaminas. Por descontado no sólo el apoyo familiar y laboral es importante, sino que hay necesidad de recurrir a los fármacos.

El resultado es que un hombre vitalista como Robin Williams, capaz de un sentido del humor delicioso al decir de quienes le conocían, nos muestre el lado tenebroso de esas vidas llenas de éxito, que parecen tenerlo todo y sin embargo precisamente por ello son muy vulnerables, dada la presión mediática a la que se exponen. Al orden de vida que llevan con desplazamientos y homenajes, que se convierten también en su peor enemigo. No debe haber algo más atroz para un actor que perder el favor del público o de quienes ofrecen papeles. Aunque éste no fuera el caso, porque creo que hay dos películas suyas todavía sin estrenar.

Estamos comparando dos vidas completamente opuestas, pero ambas tienen algo en común. El misionero Miguel Pajares podía haber muerto en África, como tantos otros que ya han fallecido y pasar inadvertido a la sociedad. Sin embargo su entrega y su dedicación a los demás se hizo pública, logrando hacer visible al mundo el sufrimiento de miles de personas.

Para Robin Williams la fama y el éxito, en cambio, pudieron ser el detonante de su precipitado óbito. Nos lega sus interpretaciones geniales. Y si no se cambian los rumores, sería una nueva víctima del mal de Hollywood.

Elevo mi ruego al Señor por ambos. Porque los dos ofrecieron al mundo sus talentos personales. Pero me quedo más cerca de Miguel Pajares que me recuerda la muerte de seres dotados de un altruismo y una generosidad que les lleva a dar la vida por los demás. Y que cuando son portada de los medios, casi siempre es debido al sufrimiento de quienes han ido a auxiliar.

Publicado en Actualidad | Etiquetado | 4 comentarios